Crónica Castilla-La Mancha.

Crónica Castilla-La Mancha.

"Acusado de homicidio en Miguel Esteban alega legítima defensa"

En la localidad de Miguel Esteban, C.C.C. ha sido procesado por la muerte de L.F.V. en octubre de 2020, a quien le asestó un golpe con una catana en el cuello. El acusado ha argumentado que fue en defensa propia, ya que el fallecido era amigo de la expareja de su novia --F.C.V-- y había amenazado con matarle en el bar donde ocurrieron los hechos.

El juicio, que se llevó a cabo con un tribunal de jurado popular en la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Toledo, inició este lunes. C.C.C., enfrentando una pena de 14 años y 3 meses de cárcel por homicidio y homicidio en grado de tentativa, solo respondió a las preguntas del Ministerio Fiscal y de su abogado.

El acusado explicó que estaba en una relación con D.J.J. desde hacía seis meses y que el día de los hechos, la expareja de su novia, F.C.V., tuvo un altercado con ella al recoger a sus hijas en Miguel Esteban.

Esa noche, C.C.C. relató que al llegar al bar de su novia, ella salió de la cocina muy alterada y le advirtió sobre la llegada de su expareja, quien estaba ebrio y pretendía atacarlos. Ante la amenaza, el acusado sugirió llamar a la Guardia Civil.

Temeroso por la situación, C.C.C. tomó una navaja que había comprado en Albacete hacía dos semanas y la exhibió cuando la expareja de su novia y sus amigos entraron al bar. A pesar de sentir miedo, el acusado aseguró que nunca tuvo intención de atacar al fallecido, sino de defenderse de los golpes recibidos.

En su defensa, C.C.C. expresó su lamento por la perdida y el estrés que ha vivido desde entonces. Afirmó que solo buscaba proteger su vida y que mantenía una buena relación con su novia y sus hijas.

Por su parte, F.C.V., la expareja de D.J.J., contó que recibió amenazas previas de C.C.C. y decidió confrontarlo en el bar, acompañado de amigos, tras escuchar que hablaba mal de él y de sus hijas. En estado de embriaguez, F.C.V. entró al bar y le agredió al pensar que podría sacar un arma.

El testimonio de F.C.V. reveló que no se percató de las heridas producidas por la catana hasta que su amigo L.F.V. le advirtió que lo estaban atacando. Fue entonces cuando presenció cómo Claudio le cortaba el cuello a su amigo. La sesión continuará el martes a las 9:30 horas.