• miércoles 8 de febrero del 2023

Castilla-La Mancha abre este sábado la temporada hábil de caza mayor y menor incrementando los cotos sociales

img

TOLEDO, 8 Oct.

Este sábado 8 de octubre da comienzo la novedosa temporada hábil de caza mayor, que deja la caza de especies como el jabalí, el ciervo, el gamo o el muflón y asimismo la caza menor (mamíferos, aves no migratorias, aves migratorias no acuáticas, salvo la codorniz) en Castilla-La Mancha.

El periodo de caza menor se sostendrá hasta el 8 de febrero, al tiempo que para la caza mayor el periodo se alargará unos días mucho más, hasta el 21 de ese mes, informó la Junta en publicación oficial.

Como explicó el directivo general de Medio Natural y Biodiversidad, Félix Romero, "a lo largo de esta temporada es escencial el cumplimiento de lo predeterminado en los proyectos de caza como garantía de una caza sostenible, balanceada con la fauna silvestre, con los ecosistemas naturales y con el medio agrario, y en el control de los excesos de población de ciertas especies cinegéticas como el conejo, ciervo o el jabalí en zonas específicas de la zona".

"La práctica responsable de la caza significa hacer el número de atrapas conveniente para asegurar la estabilidad de las ciudades con su ambiente para asegurar la conservación de la biodiversidad y asimismo el control de daños a la agricultura, y esto debe de hacerse primordialmente a lo largo de la temporada de caza", explicó Romero.

Además, ha recordado la relevancia del ámbito cinegético en Castilla-La Mancha "no solo como motor económico, sino más bien asimismo como garante de la biodiversidad" y precisa colaboración de los sucesos de los cotos y los cazadores por norma general con los labradores para asegurar la estabilidad de las especies cinegéticas.

De otra sección, el directivo general de Medio Natural y Biodiversidad ha recalcado la relevancia de una caza pensada a fomentar la biodiversidad, favorecedora de la conservación de los ecosistemas y de las especies no cinegéticas, y de manera especial de las que están en ocaso y las conminadas.

Así, no padece variación el catálogo de especies cazables en Castilla-La Mancha, más allá de que se pone un cupo de 30 zorzales cada día por cada cazador.

Además, como medida de protección para la becada se prohíbe su caza los días en que el suelo esté cubierto de nieve siendo un ave que lleva a cabo su actividad en el suelo y se puede observar perjudicada por este fenómeno meteorológico.

Se aumenta el número de cotos sociales, hasta ocho En esta temporada, Castilla-La Mancha incorporará con cinco nuevos cotos, de los que 4 están situados en la provincia de Ciudad Real, específicamente Peñas Negrillas en Almuradiel; Caparroso, Gallego y Umbría Colonia; y Valdegracia, Colonias, Plaza de Ver, Valtravieso y otros, todos ellos en Anchuras.

Y uno en la provincia de Toledo, Solanillas y Valderromero en Sevilleja de la Jara/Puerto de San Vicente.

Unos cotos sociales que se sumarán a los tres que ya están hoy en dia sobre terrenos propiedad de la Junta de Comunidades, como son el de Cañadillas, en Sevilleja de la Jara (Toledo), con las especies cinegéticas de ciervo y jabalí; el de Cuarto Alarcón, en Ayna (Albacete), con las especies cinegéticas de ciervo, jabalí y cabra montés; y el de Oriñuela, en San Pedro (Albacete) con jabalí, ciervo y cabra montés.

Actualmente, Castilla-La Mancha tiene mucho más de 5.700 terrenos cinegéticos en toda la zona.

De media, todos los años se expiden cerca de cien.000 licencias de caza en un campo que crea mucho más de 6.500 empleos directos en la zona con un valor económico de sobra de 600 millones de euros.

"Remarcar el término de caza ética y sostenible nos asiste a sostener los pueblos vivos y la optimización continua de un ámbito que crea un número muy importante de cargos laborales en nuestra zona", ha manifestado Félix Romero.

Del mismo modo, desde la Dirección General de Medio Natural y Biodiversidad se ten en cuenta que los sucesos de los terrenos cinegéticos tienen la obligación de clasificar su espacio cinegético, hacer llegar la manera de administración de restos cinegéticos y pedir la autorización de nutrición suplementaria, caso de que se realice así.

Como ha señalado Romero, una temporada mucho más se va a contar con colaboración del cuerpo de Agentes Medioambientales de Castilla-La Mancha, "que son los responsables de velar que esta actividad se realice conformemente con la normativa cinegética y de conservación de la naturaleza, y con la máxima precaución para eludir accidentes".

Por último, de cara a quienes se ocupan de la actividad, se ten en cuenta que hay que respetar los proyectos de administración cinegética, llevar consigo toda la documentación que se requiere para la práctica (licencia, DNI, etcétera), respetar caminos y vías de empleo público y que está contraindicado la utilización de armas en las ubicaciones de seguridad.

Además, se aconseja extremar estas cautelas en cacerías colectivas, como monterías o batidas, en las que es obligación la utilización de prendas reflectantes y siempre y en todo momento atender las sugerencias del personal de seguridad.

Más información

Castilla-La Mancha abre este sábado la temporada hábil de caza mayor y menor incrementando los cotos sociales