Crónica Castilla-La Mancha.

Crónica Castilla-La Mancha.

Castilla-La Mancha extiende las medidas de flexibilización de la PAC a toda la región y no descarta nuevas implementaciones.

Castilla-La Mancha extiende las medidas de flexibilización de la PAC a toda la región y no descarta nuevas implementaciones.

En un anuncio que sorprendió a muchos, Castilla-La Mancha ha decidido ampliar las medidas de flexibilización de la Política Agraria Común a todo su territorio, respondiendo a las demandas de los profesionales del sector primario. El consejero de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural, Julián Martínez Lizán, ha asegurado que esta decisión busca facilitar las labores agrarias en toda la región, siguiendo una línea de apoyo al campo que parece no tener fin.

Las nuevas medidas, que serán aprobadas en el próximo Consejo de Ministros, tienen como objetivo principal garantizar el desarrollo de las explotaciones sin comprometer las subvenciones correspondientes, brindando así una mayor flexibilidad a los agricultores.

Estas nuevas disposiciones afectarán a aspectos como la condicionalidad reforzada en lo relativo a BCAM 5, 6, 7 y 8.1, así como en los ecorregímenes, buscando adaptarse a las necesidades específicas del campo castellanomanchego.

En este sentido, se contempla flexibilizar la gestión de la labranza, la cobertura mínima del suelo, la rotación de cultivos y el pastoreo extensivo, entre otros aspectos clave que impactan en la actividad agraria de la región.

Estas medidas, según el consejero Martínez Lizán, buscan adaptar la PAC a las necesidades reales de la región y han sido comunicadas a las asociaciones agrarias, en un intento por calmar las protestas y demandas de los agricultores. Sin embargo, el futuro de estas medidas sigue siendo incierto, ya que se plantea la posibilidad de seguir implementando cambios en el futuro.