• martes 27 de septiembre del 2022

Champinter avanza al medio siglo rozando cien millones de facturación y poniendo a Villamalea como capital del champiñón

img

VILLAMALEA (ALBACETE), 7 Jul. (De Beatriz Toboso y Jorge Rodríguez Colilla para EUROPA PRESS) -

La cooperativa agroalimentaria Champinter suma ahora 45 años desde su puesta en marcha cosechando escenarios de facturación que se aproximan a los cien millones de euros merced a un trabajo de prácticamente 1.400 cooperativistas y usados que dejan generar 27 millones de toneladas de sus 4 artículos --champiñón, portobello, ploureatos y shitake-- que en solo 24 h desde su recolección se sirven en los lineales de los primordiales mercados de cualquier punto del país.

Tal y como enseña a Europa Press el presidente de la cooperativa, Elías Olmeda, fue hace 45 años en el momento en que se creó esta agrupación con la visión puesta en arrancar un cultivo alterno a la viña en esta región de La Manchuela albaceteña.

Olmeda ha reivindicado el papel de Champinter como entidad que ha contribuido a frenar la despoblación en la comarca, asegurando que "si en este momento semeja que hay poco futuro", hace medio siglo el panorama era todavía "mucho más desolador" en el ambiente de Villamalea.

De este modo, puso en valor el atrevimiento de esos "hombres de negocios y cultivadores" que se asentaron en la región "y que no se fueron a vivir a la localidad, dando ocasión de empleo a muchas personas" que merced a esta figura se tienen la posibilidad de quedar aquí, "sosteniendo institutos y consultorios médicos".

"En este momento vivimos de esto cerca de 1.400 personas y nos encontramos creando riqueza y ayudando a la demografía en la España vaciada", ha festejado Olmeda.

Tal y como ha contado Elías Olmeda, el trabajo de Champinter está pensado para la distribución del producto fresco, con lo que su propósito son la enorme distribución y los mercados centrales "y cualquier cadena de extensión en el territorio nacional".

Con solo un 20% que se dedica al producto manufacturado con apariencia de mantiene, dedica una gran parte de su producción a poner los champiñones frescos en las estanterías lo que provoca que desde La Manchuela se cope el 50% del total del mercado nacional. "Pensamos que garantizamos un producto de referencia en los modelos que van de Castilla-La Mácula".

No solo el mercado español tiene producto de La Manchuela en su oferta, sino los champiñones de Champinter llegan a una gran parte del mercado portugués y una parte del sur de Francia, aun hasta Italia.

El avance en los medios de refrigeración y las actualizaciones del ámbito logístico, unido a los más destacados procesos de embalaje, dejan que el champiñón recogido en Villamalea llegue en estado óptimo al cliente final de cualquier una parte del país en solo 24 h, así como protege el presidente de la cooperativa.

Elías Olmeda ha exhibido como uno de los más importantes potenciales de la marca "la multitud joven" y la garantía de relevo generacional que muestra su plantilla.

"Poseemos ganas y empuje para proseguir, y hay gente muy emprendedora en una comarca que desea proseguir apostando por su tierra", ha aseverado Olmeda.

En este punto, ha concedido el "misterio del éxito" a todos y cada uno de los trabajadores, "que supieron catalogar las tendencias del mercado" al tiempo que todos y cada uno de los socios "han confiado en su aparato de dirección y en sus mandos intermedios".

"El éxito o no es que la multitud prosiga comprando producto, y el futuro está en ser capaces de amoldarnos a las demandas del mercado teniendo la cabeza abierta", ha argumentado.

Más información

Champinter avanza al medio siglo rozando cien millones de facturación y poniendo a Villamalea como capital del champiñón