• jueves 08 de diciembre del 2022

Desarticulado un conjunto criminal que usaba armas robadas en Camarena para cometer nuevos delitos

img

TOLEDO, 5 Ago.

La Guardia Civil ha detenido a seis personas que formaban un conjunto delictivo muy violento y arriesgado, a los que se les atribuyen 23 delitos de hurto en interior de vivienda, hurto y robo de empleo de vehículo, atentado a agente de la autoridad, lesiones amenazas, obstrucción a la justicia, conducir sin carnet y quebrantamiento como condena.

La mencionada como Operación 'Manidu' se inició tras el hurto dentro de una casa de la ciudad toledana de Camarena donde fueron sustraídas 4 armas largas de fuego, munición y dinero en efectivo, informó la Guardia Civil en publicación oficial.

El Equipo de Patrimonio de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Guardia Civil de Toledo, al lado del Equipo de Investigación de la Guardia Civil de Valmojado han comenzado las indagaciones de forma rápida, puesto que han comenzado a sucederse latrocinios en interior de vivienda, usando armas largas de fuego para intimidar a los moradores, y todo parecía apuntar a que eran las armas sustraídas en Camarena.

Los primeros pasos de los agentes les llevaron a la identificación de 4 hombres, establecidos en la comarca de Torrijos. De en medio de estos, llamaba la atención la existencia de un menor que por ese momento tenía 14 años y estaba prófugo de un centro de menores en el que cumplía condena por varios delitos. Otro de los elementos había salido últimamente de prisión.

El pasado siete de junio se elaboró un operativo para lograr parar al individuo que aún no ha alcanzado la edad adulta, y una vez se encontraba ahora aprehendido por un Guardia Civil, un amigo del detenido golpeó por sorpresa al agente en la cabeza con un palo de madera de enormes dimensiones, lo que le provocó instantáneamente una convulsión, instante que aprovecharon el menor y sus amigos para escapar del rincón.

El agente debió ser movido de urgencia al hospital, donde quedó ingresado tras recibir 12 puntos de sutura.

Esa misma noche, los agentes empezaron un dispositivo para la detención del atacante sin omitir la continuación de las indagaciones, que lanzaron como resultado que la persona buscada era muy beligerante y dañina, podría ir armada y se habría escondido en el residencia de su padre, en la provincia de Alicante.

Igualmente, la línea de investigación con relación al menor prófugo se saldó con la ubicación de este en la ciudad de Carpio de Tajo, donde produjo un tiempo de inseguridad entre los vecinos.

El día 28 de junio se procedió a la entrada en el residencia donde se encontraba el menor, contando en esta ocasión con el acompañamiento del Área de Investigación de la Guardia Civil de Torrijos, donde se ha podido parar al varón.

Exactamente 4 días después, se conseguía la entrada al residencia donde se ocultaba el creador de la despiadado agresión al guarda civil en la alicantina ciudad de Almoradí, que al lado de la detención de los últimos 4 pertenecientes de la banda, dio por explotada la Operación Manidu.

Finalmente, la operación se salda con la detención de seis hombres muy violentos y peligrosos, con edades comprendidas entre los 14 y los 26 años, tres de ellos españoles, 2 rumanos y un sexto marroquí nacionalizado español, por 23 delitos de hurto de forma fuerte en interior de hogar, hurto y robo de empleo de vehículo, atentado a agente de la autoridad, lesiones, amenazas, obstrucción a la justicia, conducir sin haber logrado jamás permiso y quebrantamiento como condena.

Más información

Desarticulado un conjunto criminal que usaba armas robadas en Camarena para cometer nuevos delitos