• lunes 27 de marzo del 2023

El aparato forense desecha el suicidio en el juicio por el homicidio de una mujer quemada en Cuenca

img


CUENCA, 8 Mar.

El juicio contra F.J.M.A., acusado de matar a su madre, M.A.D. prendiéndole fuego mientras que estaba inconsciente tras una agresión alentada por dinero el 8 de marzo de 2019 en el ayuntamiento conquense de El Valle de Altamira-Garcinarro, ha continuado este miércoles en la Audiencia Provincial de Cuenca con la celebración de su segunda vista oral.

Durante la sesión, las facultativas del aparato forense solicitado de la autopsia han descartado el suicidio como causa de la desaparición.
"Descartamos el suicidio, primero, pues la persona es inútil de desplazarse, el lote donde está no posee señales de remoción del lote, la víctima está inmóvil", ha señalado la médico M.C.G.S., corroborada por su compañera M.J.F.F., encargadas del informe forense.

Asimismo, han señalado que la causa de la desaparición fue indubitadamente el fuego, en tanto que "esta persona se encontraba viva en el momento en que ardió, al haber presencia de hollín en sus pulmones, al haber aspirado aire".

A pesar de esto, la víctima no reaccionó en ningún instante, continuando inconsciente. "No hay ningún género de contestación por su lado", ha expuesto en este sentido.

A través de su testimonio, las forenses han señalado que no se aprecian restos de acelerantes del fuego, como gasolina u otro comburente, lo que señala que se trató de una combustión lenta.

Por otra sección, han señalado que por medio de las pruebas forenses, se acredita que la víctima tenía restos orgánicos y de sangre bajo las uñas que podrían formar parte, basado en las pruebas de ADN, tanto a F.J.M.A. como a S.M.O. "Probablemente ella haya debido defenderse, conque la existencia de sangre en las uñas puede deberse a raspones a la otra persona", han señalado.

Según han manifestado, la hipótesis mucho más elogiable que barajan es que la víctima recibió un fuerte golpe que la dejó en estado de inconsciencia, siendo más tarde quemada.

Una hipótesis que ha discutido el letrado de la defensa señalando que "lo que ustedes tienen la posibilidad de acreditar es que ciertamente se encontraba viva, pues inhala humo". "Por qué se encontraba en esa situación, no tienen la posibilidad de acreditar", ha añadido, apuntando a que "es una hipótesis".

En cuanto en el momento de la desaparición, han señalado que tienen "un intervalo de cinco horas entre las 9.00 y las 14.00 actualmente de la desaparición, según los datos logrados en el instante de la exploración del cadáver, como el intervalo que dan los escenarios de potasio en humor vítreo". Además, han señalado que, dadas las especificaciones del fuego, la víctima ha podido demorar en fallecer múltiples horas, si bien no recuperó la consciencia en ningún instante.

Durante la visión, asimismo han testificado varios especialistas periciales. Entre ellos, expertos del departamento de Biología del Servicio de Criminalística de la Guardia Civil, que apuntaron la existencia de restos de ADN en la caja de cerillas y en la caja de pastillas para aprender fuego.

Según su testimonio, "en la caja de pastillas de aprender fuego se obtuvo, entre otros muchos rastros, el perfil genético indubitado de F.J.M.A.".

Se trata del único elemento en el que solo se da presencia de restos de ADN del acusado, puesto que en la caja de cerillas están restos "que podrían formar parte tanto a M.A.D., como a S.M.O. o F.J.M.A.".

También han proclamado varios facultativos del Servicio de Criminalística del Instituto de Toxicología y Ciencias Forenses, que han corroborado los datos aportados por el informe forense por medio de las muestras agarradas en el sitio de los hechos.

La vista ha concluido con la finalización de la etapa de interrogatorios a presentes y peritos, quedando pendiente la presentación de las conclusiones tanto por la parte de la fiscalía como por la parte del letrado defensor.

Una vez presentadas estas conclusiones, el jurado habitual, conformado por 9 personas (3 hombres y 6 mujeres), deberá producir un veredicto.
El acusado, F.J.M.A., se encara a una viable pena de 25 años de prisión y también inhabilitación absoluta a lo largo del tiempo como condena por el cargo de asesinato.

Más información

El aparato forense desecha el suicidio en el juicio por el homicidio de una mujer quemada en Cuenca