• lunes 26 de septiembre del 2022

El castillo de Guadamur se reinventa tras seis siglos, sirve de ámbito de rodajes y apunta a celebración de acontecimientos

img

TOLEDO, 2 Jul.

El castillo de Guadamur proseguirá juntando historia tres seis siglos coronando la ciudad toledana y, con mucho más de 600 años de paseo, ha conocido reinvertarse a pesar del paso del tiempo sirviendo no solo como atrayente turístico, sino más bien como ámbito de rodajes y con la previsión aun de poder albergar acontecimientos desde el mes próximo de julio.

El guía turístico del castillo, José Antonio García, explicó en una entrevista a Europa Press que, en este castillo, que está situado en un espacio de 15 hectáreas, se llegaron a rodar hasta 200 películas y series desde el momento en que se grabó la primera serie, bajo el título 'El Don de Castilla' de Alfredo Mayo, en concreto, hace 60 años.

Posteriormente, según ha subrayado García, en él se han realizado el rodaje de películas como 'Los Mesnaderos', el que se desarrolló a lo largo de tres meses en los que todo el pueblo estuvo haciendo un trabajo de "plus" en el castillo; tal como las series de 'El Cid', 'La flecha negra' y '30 monedas'.

De igual modo, ha apuntado que a estas se aúna el rodaje de otras series como 'El ministerio del Tiempo, 'La corona partida', 'Isabel' y 'Águila Roja'. "Aquí no cesan de rodar películas y series", ha señalado García.

Por otro lado, preguntado sobre próximos proyectos futuros, ha recalcado que el dueño de la fortaleza, Benancio Sánchez, tal como su hijo Israel Sánchez, tienen sosprechado rentar el salón de acontecimientos, situado en la parcela donde está el castillo, con el propósito de hacer diferentes celebraciones como bodas desde el mes próximo de julio, en el momento en que se festeja la primera de ellas.

"El mes próximo poseemos la primera boda aquí", ha asegurado el guía turístico, destacando, por su parte, que esta idea que tienen pensado desarrollar próximamente es un emprendimiento privado que no posee ningún género de subvención.

Por otro lado, ha acentuado que desde el instante en que Benancio Sánchez se realizó dueño de esta propiedad, desde el año 2000, la fortaleza ha contado con continuas restauraciones que tuvieron sitio, más que nada, en la planta baja y en la primera planta.

En este sentido, ha detallado que esta iniciativa ha supuesto una inversión de 7.000.000 de euros con la intención de "agrandar" las visitas que tienen rincón cada lunes, martes y miércoles, tal como ciertos fines de semana de manera "inusual".

El origen es un castillo, que es de construcción tardía, se edificó a fines del siglo XV bajo el orden de Don Pedro López de Ayala, quien fue su constructor, en tanto que a lo largo de esa época eran muy recurrentes las luchas entre familias por el control del "poder".

De hecho, la familia López de Ayala se encontraba muy enfrentada en Toledo con la familia de Los Silva y este fue uno de las causas por el que se hizo su construcción, "por si acaso el combate con Los Silva se complicaba tener un ubicación donde resguardarse".

Respecto a las familias que fueron causantes de esta propiedad, García ha añadido que la primera de ellas fue la familia de Don Pedro López de Ayala. A estos dueños sucedieron los duques de Uceda y Frías en el siglo XVIII; tres paisanos de Guadamur a lo largo de ocho años, de 1880 hasta 1888; hasta el conde de Asalto, Carlos Morenés, que fue asesorado y convencido por su yerno, el conde de Cedillo, a fin de que lo reformará y lo restaurará y de esta forma poseerlo como "segunda vivienda".

Así, a causa de una demanda por abandono del castillo, se inició la "profunda" reforma que se dio en este castillo hasta el momento en que los marqueses de Campo lo heredaron y los nietos de estos se lo vendieron al de hoy dueño, Benancio Sánchez, por cerca de un 1.000.000 de euros.

Más información

El castillo de Guadamur se reinventa tras seis siglos, sirve de ámbito de rodajes y apunta a celebración de acontecimientos