• jueves 08 de diciembre del 2022

El Gobierno de C-LM asimismo solicita mucho más de 33 años al acusado de descuartizar a su pareja en Santander

img

El Ejecutivo manchego ejercitará al final la acusación habitual al residir la víctima en Ciudad Real y festejarse la visión en esa localidad

SANTANDER/TOLEDO, 11 Jul.

El Gobierno de Castilla-La Mancha se ha adherido a la solicitud de la Fiscalía de Ciudad Real para el hombre habitante en esa provincia acusado de matar a su pareja en Santander, cuyos restos se dieron a conocer en bolsas de plástico en el mes de septiembre 2020.

Así, el Ejecutivo manchego, que ejercita la acusación habitual en la causa, asimismo solicita 25 años de prisión por asesinato, ocho mucho más por aborto (la víctima se encontraba embarazada) y seis meses por profanación de cadáver.

Inicialmente, el Gobierno cantabrio anunció que iba a personarse en el desarrollo, pero al posicionarse el hogar frecuente de la fallecida en Almagro y al festejarse el juicio en la Audiencia Provincial de Ciudad Real, al final lo va a hacer el de Castilla-La Mancha, conforme han explicado desde las dos gestiones a Europa Press.

La vista va a arrancar el 28 de octubre con la designación de los integrantes del tribunal del jurado y se desarrollará en el mes de noviembre a lo largo de once sesiones: específicamente, los días 7, 8, 9, diez, 11, 14, 15, 16, 17, 18 y 21, más allá de que se habilitarán las jornadas que sea preciso para su conclusión, según fuentes judiciales.

La víctima, natural de Guatemala, tenía 28 años en el instante de su desaparición, exactamente la misma que tenía entonces el sospechoso, de nacionalidad colombiana y en prisión provisional desde poco tras el descubrimiento.

De cara al plenario, el ministerio público demanda mucho más de 33 años de prisión al procesado por un delito de asesinato -25 años-; otro de aborto -ocho años mucho más-; y un tercero de profanación de cadáveres, por el que solicita cinco meses en su escrito de acusación provisional.

El descubrimiento de los restos humanos, desmembrados y en adelantado estado de composición, se causó en la región de la Peña del Cuervo de Santander el día 17 de septiembre 2020, en el contexto de una investigación de la Policía Nacional que arrancó el 26 de agosto al recibirse una demanda de los hermanos de la muchacha en la Comisaría de Ciudad Real.

Entonces, los familiares apuntaban ahora como sospechoso a su pareja, que tenía antecedentes por crueldad de género y otros delitos. Según esa demanda, los dos radicaban en la citada provincia de Castilla-La Mancha, más allá de que podrían hallarse en Santander, ciudad a la que se habrían apartado para pasar unos días.

Las pesquisas concluyeron que la pareja había alquilado un piso en una región cercana a las Estaciones, en el centro de la región y muy cerca de donde se hallaron los restos. A ella se le perdió la pista el 20 de agosto, al tiempo que él había sido visto solo por múltiples presentes en días siguientes.

En la inspección ocular del hogar donde había convivido la pareja en la ciudad más importante cantabria -y donde por el momento no radicaba el hombre- la Policía halló distintos vestigios -rebosantes restos de sangre- que apuntaban a la oportunidad de comisión de un hecho violento.

Ante las patentizas de que el ámbito del mortal desenlace era el piso de Santander, donde se habría producido la agresión, se inició la búsqueda del cuerpo rastreando diferentes sitios, como el sistema de restos urbanos, el mar y diferentes rincones de la región. Finalmente, los restos fueron hallados dentro de bolsas en una región de vegetación en las inmediaciones de la vivienda.

El sospechoso fue detenido por un presunto delito de crueldad de género el 27 de agosto en Madrid, en la Comisaría de Distrito Centro a la que asistió a interponer una demanda por la desaparición de la joven. Tras pasar predisposición judicial fue enviado a la prisión de Soto del Real.

Más información

El Gobierno de C-LM asimismo solicita mucho más de 33 años al acusado de descuartizar a su pareja en Santander