• jueves 08 de diciembre del 2022

El Sescam deberá indemnizar con 5,2 millones a los progenitores de una pequeña por las lesiones sufridas en el parto

img

CIUDAD REAL, diez Oct.

El Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (Sescam) deberá indemnizar con 5,2 millones de euros a los progenitores de una pequeña de Valdepeñas por las lesiones causadas a lo largo del parto en el hospital de esta ciudad.

Según informado el Defensor del Paciente, un convenio entre la acusación especial con las compañías empresas de seguros del Sescam (Zúrich y Mapfre) ha eludido que el tema llegue al Tribunal Supremo.

Un acuerdo que llegó tras la primera sentencia de un Juzgado de lo Penal de Ciudad Real dictada en el año 2019, tal como la posterior de la Audiencia Provincial del año 2022.

Dichos errores condenaban a una comadrona y un ginecólogo del Hospital de Valdepeñas como autores de un delito de lesiones por imprudencia profesional menos grave a la pena de nueve meses de multa a razón de una cuota día tras día de diez euros, condenando asimismo como causantes civiles al Sescam y las empresas de seguros Mapfre y Zúrich.

Así, la compañías compañías de seguros terminan de indemnizar a la menor y a sus familiares por importe de 2.591.498 euros en término de indemnización primordial, mucho más 2.356.726 euros en término de intereses y capitalización de la pensión de forma anual, lo que unido a las costas del trámite, aún por valorar, alcanzarán una proporción de 5,2 millones de euros.

El Defensor del Paciente señala que a través de este acuerdo se concluye el trámite iniciado en el año 2013 y se afirma estable la sentencia que, acogiendo los razonamientos del letrado Francisco Fernández-Bravo, de los Servicios Jurídicos de la Asociación, condena tanto al ginecólogo como a la partera.

Es por este motivo que los perjudicados --A.P.C. y J.J.S.-- como progenitores y representantes legales de P.S.C., terminan de ser indemnizados en la cuantía de 4.948.224 euros quitando solo valorar las costas del trámite.

Las sentencias, facilitada por Defensor del Paciente, señala que A.P.C. asistió 14 de octubre de 2012 al Hospital Gutiérrez Ortega de Valdepeñas por hallarse con síntomas de parto. "Había tenido una gestación habitual y todos y cada uno de los controles anteriores habían resultado normales".

A ello añade que a lo largo del control de la evolución del parto la comadre "decidió prescindir de entre las 2 cinchas que se usan para la monitorización de la continuidad cardiaca fetal y el control de la activa uterina del sistema Eco-Doppler, sistema que tiene por finalidad la detección de los signos precoces indicativos de una viable pérdida de confort fetal, esa resolución impidió que se controlase ciertamente la situación física del feto".

"Tampoco se dio relevancia a los 26 capítulos de disminución de la continuidad cardiaca del feto, a escenarios de 80 e inclusive 60 latidos por minuto que se marcan en el registro gráfico ni a las 9 notas de bradicardia que han quedado impresas en tal tira, o sea, descensos de la continuidad cardiaca fetal, visibles y también indudables señales de alarma en la evolución de ese periodo de parto", cuenta el letrado Francisco Fernández-Bravo.

Según reconocen las sentencias, más allá de estas "visibles y también indudables señales de alarma" en la evolución, tanto el ginecólogo como la comadre respectivamente, encargados del rastreo y control del parto "y alejándose de la pericia que les era exigible en atención a sus entendimientos, con un seguir completamente negligente, no adoptaron las medidas primordiales dirigidas a arreglar la situación de pérdida de confort fetal, en orden a la finalización del parto y evitación de un padecimiento fetal irreversible".

A raíz del "deficiente control y rastreo" a lo largo del periodo del parto, la recién nacida padeció "un grave y severo daño neurológico" a consecuencia de la carencia de oxígeno, ocasionada por el descenso repetido y mantenido de la continuidad cardiaca fetal.

En esta época, la menor muestra encefalopatía hipóxico-isquémica con parálisis infantil grave de predominio distónico, conmociones, nutrición a través de sonda de gastrostomía endoscópica.

Asimismo, ha continuado hospitalizada a lo largo de 91 días en el Servicio de UCI de Neonatología del Hospital de Albacete, precisando de distintas intervenciones quirúrgicas.

Por su parte, la presidenta de la Asociación, Carmen Flores, manifiesta las penas auxiliares de inhabilitación de los expertos que ocasionan esta clase de daños tan graves por un accionar tan descuidado "habían de ser mucho más comunes".

Más información

El Sescam deberá indemnizar con 5,2 millones a los progenitores de una pequeña por las lesiones sufridas en el parto