• miércoles 05 de octubre del 2022

El Supremo asegura prácticamente un par de años de prisión a un hombre por insultar de manera "incesante" a su pareja

img

Desecha el recurso y le sostiene la prohibición de arrimarse a la mujer a lo largo de 4 años

MADRID, 22 Jun.

El Tribunal Supremo ha podido confirmar la pena de un año y diez meses de prisión a un hombre que, a lo largo de los últimos meses de su matrimonio, insultó de manera "incesante" --tanto en privado como públicamente-- a la que era su pareja con expresiones como "imbécil", "inútil", "retrasada", "subnormal", "gilipollas" y "no sirves para nada".

El hombre de 45 años, que convivió a lo largo de diez años con su mujer y se divorció en 2013, llevó la situacion al Alto Tribunal al estimar que no se había podido determinar por un tiempo cuándo sucedieron las agresiones verbales que se declararon probadas. Insistió, además de esto, en que tampoco existió jamás intención por su lado de humillar u ofender a la mujer.

En una sentencia, a la que tuvo ingreso Europa Press, los jueces han explicado que de los hechos probados se deduce que la crueldad psíquica que ejercitó contra la que era su pareja tuvieron rincón en los últimos diez meses de la relación y hasta el momento en que se empezaron los trámites de divorcio. Según ha precisado, "no es que no se señalen los instantes específicos, es que se detalla que lo era regularmente".

En la resolución, de la que fué ponente el magistrado Julián Sánchez Melgar, la Sala de lo Penal ha incidido en que "los presentes no tienen la obligación de rememorar con la precisión que demanda el recurrente semejantes datos" y que, según sus testimonios, insultó a la mujer aun públicamente, "lo que incrementa el carácter denigrante" de los términos que empleaba para referirse a ella.

Sobre el razonamiento de que no tenía intención de ofenderle, el tribunal ha subrayado que "difícilmente" puede interpretarse que las expresiones que dirigió a la que era su mujer estaban "desprovistas" de la intención de humillarle.

Al hilo, los jueces además de esto han incidido en que el hombre llegó a zarandear en alguna ocasión a la mujer, según consta en la sentencia de 8 de junio. Para los jueces, todas y cada una estas actuaciones "son precisamente constitutivas de crueldad psíquica" y crueldad física.

En 2020, la Audiencia Provincial de Albacete condenó al hombre a un año y diez meses de prisión y de privación del derecho al voto pasivo al considerarle creador de un delito de castigo frecuente con la concurrencia de la coyuntura atenuante de dilaciones incorrectas. También acordó privarle del derecho de tenencia y porte de armas a lo largo de un par de años y le prohibió de arrimarse a lo largo de 4 años a su exesposa, a quien ordenó indemnizar con mil euros.

Ahora, en 20 folios, el Supremo ha considerado pertinente desechar el recurso que presentó el hombre y corroborar la resolución de la Audiencia, con lo que ha acordado sostener la condena que se le impuso.

En el marco de la resolución, el tribunal asimismo se pronounció sobre el recurso que presentó la mujer, que --por ejemplo cuestiones-- solicitaba comprobar la resolución de la Audiencia de Albacete de absolver al hombre del delito de abusos sexuales.

El Supremo ha recordado que no puede investigar si procedía o no la condena, sino más bien estudiar si el razonamiento de la absolución es o no arbitrario. En esta situación, según indicó, los hechos probados han negado cualquier clase de crueldad o intimidación en las relaciones íntimas.

Más información

El Supremo asegura prácticamente un par de años de prisión a un hombre por insultar de manera "incesante" a su pareja