Crónica Castilla-La Mancha.

Crónica Castilla-La Mancha.

El traslado de Medicina Intensiva al nuevo ala del hospital de Guadalajara se realiza sin contratiempos.

El traslado de Medicina Intensiva al nuevo ala del hospital de Guadalajara se realiza sin contratiempos.

GUADALAJARA, 12 Mar.

El servicio de Medicina Intensiva del Hospital Universitario de Guadalajara ha llevado a cabo, tal y como estaba previsto, el traslado de la Unidad de Cuidados Intensivos al edificio de ampliación, una mudanza que se ha acometido sin incidentes.

La nueva UCI, situada en la primera planta, multiplica su espacio y ocupa 1.816 metros cuadrados. Tiene dos módulos con 10 camas cada uno, pasando de 10 boxes actuales a 20. Se trata de boxes amplios para facilitar el trabajo de los profesionales e independientes para garantizar intimidad y confort y facilitar los aislamientos. Además cuentan con luz natural que contribuye a la recuperación de los pacientes y a reducir el riesgo de desorientación, ha informado el Gobierno regional.

Respecto a la seguridad, son boxes acristalados y se disponen de manera circular frente a los controles de Enfermería para facilitar el control visual de cada paciente.

La UCI dispone además de sala de técnicas para procedimientos que precisen visualización directa radiológica mediante escopia, como colocaciones de marcapasos transitorios o determinados tipos de sonda. Las instalaciones se completan con zona de administración, almacenes, salas de trabajo, vestuarios, despachos y espacios mejorados para el descanso del personal.

Cada box está dotado de una grúa de techo para la movilización precoz e incluso la deambulación con la ayuda de un arnés especial, lo que facilita su rehabilitación y permite intensificar los cuidados de fisioterapia en los pacientes ingresados.

Para ello se va a implementar un programa de trabajo junto con el servicio de Rehabilitación para mejorar la recuperación física y logopédica en pacientes críticos.

La nueva UCI tiene equipo de televisión en cada box para mejorar la estancia de los pacientes disminuyendo su aislamiento y estrés y ansiedad y minimizando el riesgo de aparición de trastornos neuropsiquiátricos y delirio.

Las instalaciones facilitan el trabajo de los profesionales al contar con salas más amplias que favorecen el traslado de la información a diario.

Incorpora una pantalla en la que mostrar el resultado de pruebas diagnósticas, lo que favorece el debate de los casos y la aportación de criterios, mejorando la atención y seguridad de los pacientes y la formación del personal.

La plantilla del servicio de Medicina Intensiva está compuesta por 16 facultativos. Para los distintos turnos cuenta con 31 enfermeras --diez por turno más un enfermera especializada en accesos vasculares--, 20 técnicos en Cuidados Auxiliares de Enfermería y cinco celadores.

La UCI tuvo en 2023 casi 600 ingresos entre pacientes con cirugías vasculares programadas, cirugías complejas, pacientes quirúrgicos y cardiológicos complejos y/o graves, y pacientes con diversas patologías médicas siendo la mediana de estancia en UCI de 3,3 días.

Además de atender a pacientes críticos ingresados, el personal de la UCI, mediante un equipo especializado y destinado a ello atiende las paradas cardiorrespiratorias que puedan darse en cualquier parte del hospital.

También depende de la UCI la Coordinación de Trasplantes, compuesta por un coordinador médico, un coordinador enfermero y una enfermera adjunta a la coordinación, todos pertenecientes al servicio de Medicina Intensiva.

En cuanto a programas de colaboración con otros servicios, destaca la reciente implementación de un programa de apoyo al servicio de Digestivo con presencia de un intensivista a turno completo de mañana para facilitar la resolución de complicaciones que pudieran surgir durante los procedimientos endoscópicos.

Por otra parte, dos médicos de Medicina Intensiva ejecutan un programa de colaboración con el servicio de Hematología. Se basa en la valoración conjunta de pacientes hematológicos ingresados con el fin de anticipar el riesgo de ingreso en UCI y en caso de ser necesario, agilizar el proceso para garantizar mayor seguridad y resultados más favorables.

Un proyecto relevante tiene que ver con el uso de los catéteres venosos centrales para mejorar la seguridad de los pacientes y reducir el riesgo de infecciones asociadas al uso de dichos dispositivos. Cuenta con la colaboración de varios facultativos y una enfermera experta en accesos vasculares y el programa incluye la canalización de los catéteres venosos centrales, la vigilancia durante su uso y la valoración de su retirada. Se extiende a pacientes no ingresados a los que se cita en consulta para el mantenimiento de dichos dispositivos de forma domiciliaria.

Ya se encuentran en la ampliación Urgencias y las hospitalizaciones geriátrica, psiquiátrica, oncohematológica, pediátrica, obstétrica y de los servicios quirúrgicos.

Se ha completado el área de hospitales de día con el Hospital de Día Onco-Hematológico, Geriatría y Salud Mental, a los que se sumó Diálisis.

También están ya en la zona nueva Medicina Preventiva, Informática, Compras y la Unidad de Calidad, además del Bloque Quirúrgico y el paritorio, a los que hoy se ha sumado la UCI. Sólo resta mover Farmacia Hospitalaria y Hemodinámica, y antes de verano se daría por finalizado el traslado de unidades a la ampliación.