Crónica Castilla-La Mancha.

Crónica Castilla-La Mancha.

El traslado del IEA a Patrimonio Mundial, evento más esperado de 2024 para Santi Cabañero.

El traslado del IEA a Patrimonio Mundial, evento más esperado de 2024 para Santi Cabañero.

El presidente de la Diputación de Albacete, Santi Cabañero, defiende el papel emancipador de las diputaciones provinciales y destaca su importancia en la prestación de servicios a los ayuntamientos de la provincia. En una entrevista con Europa Press, Cabañero asegura que su objetivo para el año 2024 es consolidar proyectos como la gestión de residuos y un buen servicio de extinción de incendios.

Uno de los logros destacados por Cabañero es la iniciativa 'Dipualba protege', que ha permitido ayudar a 1.400 personas en situación vulnerable a encontrar empleo, con una inversión de más de 10 millones de euros. Según el presidente de la Diputación, quieren seguir siendo una referencia para los ayuntamientos de la provincia y no buscan acaparar grandes titulares.

Cabañero también ensalza el papel de las instituciones provinciales a nivel político y de prestación de servicios a nivel nacional. Considera que estas instituciones deben colaborar con los ayuntamientos y desterrar la visión maternalista, promoviendo la igualdad y la autonomía de cada entidad. Destaca la importancia de escuchar y dialogar con los ayuntamientos, sin imponerles decisiones.

En cuanto a su función, Cabañero apunta que las diputaciones deben seguir creando instrumentos que empoderen a los ayuntamientos y promover una red de servicios que pueda ser aprovechada en todo el territorio. Considera que no tiene sentido que cada ayuntamiento tenga su propio parque de bomberos o servicio de recogida de residuos, ya que ese papel corresponde a las diputaciones.

Por último, Cabañero destaca que nadie discute actualmente la importancia de las instituciones provinciales, ya que son el apoyo fundamental para los ayuntamientos. Se consideran el 112 de los ayuntamientos, ya que son la única administración a la que pueden recurrir cuando se les cierran las puertas.