Crónica Castilla-La Mancha.

Crónica Castilla-La Mancha.

Embalses de Entrepeñas y Buendía reducen reservas a 568,43 hectómetros, al 22,57% de capacidad.

Embalses de Entrepeñas y Buendía reducen reservas a 568,43 hectómetros, al 22,57% de capacidad.

Los embalses de la cabecera del Tajo, Entrepeñas y Buendía, han disminuido su capacidad en 13,77 hectómetros cúbicos esta semana. Actualmente, almacenan un total de 568,43 hectómetros cúbicos, lo que representa solo el 22,57% de su capacidad total de 2.518 hectómetros, según los datos proporcionados por la Confederación Hidrográfica del Tajo y recogidos por Europa Press.

En cuanto al embalse de Entrepeñas, ha perdido 3,18 hectómetros en los últimos siete días y ahora tiene almacenados 224,69 de los 813 que puede embalsar. Por su parte, Buendía ha bajado 10,59 hectómetros y almacena 343,74 hectómetros cúbicos de los 1.705 que puede contener. Esto muestra claramente la preocupante disminución de los embalses en la provincia de Guadalajara.

En relación al resto de embalses en la provincia, todos ellos han reducido su capacidad, excepto el de Almoguera, que ha ganado 0,24 hectómetros y se encuentra en 5,99 de una capacidad máxima de 7. Por otro lado, el embalse de Alcorlo ha disminuido en 1,66 hectómetros cúbicos, quedándose en 57,76 de un total de 180. Además, el embalse de Bolarque ha perdido 0,94 hectómetros en sus reservas, dejando solo 25,82 de los 31 que puede almacenar.

Del mismo modo, el embalse de El Atance ha bajado 0,19 hectómetros y acumula actualmente 6,55 de una capacidad máxima de 35 hectómetros. Otros embalses como Beleña han disminuido en 1,27 hectómetros y se encuentran en 21,5 de los 53 de su capacidad total. El embalse de Pálmaces ha bajado 1,05 hectómetros y se queda en 13,12 de los 31 que puede almacenar. Asimismo, el embalse de La Tajera ha disminuido en 0,38 hectómetros, alcanzando los 15,39 frente a su capacidad máxima de 59. Y por último, el embalse de El Vado ha perdido 0,21 hectómetros, llegando a 9,78 de un máximo embalsable de 56. Estos números reflejan una clara tendencia descendente en los niveles de agua de los embalses de la región.

Por último, el embalse de Molino de Chincha, en la provincia de Cuenca, ha perdido 0,23 hectómetros esta semana y actualmente almacena solo 5,14, por debajo de su capacidad máxima de 6. Esto indica una situación alarmante en cuanto a la disponibilidad de agua en la provincia.