• martes 31 de enero del 2023

Fanega, vara y arroba vuelven a la vida en el Museo de Pesos y Medidas de Herreruela, único de España

img

TOLEDO, 5 Ene.

La fanega, la libra, la vara y la arroba vuelven a la vida en el Museo de Pesos y Medidas de Herreruela de Oropesa (Toledo), un centro único en España destinado a la exposición y el estudio, por ejemplo, de las medidas de longitud, peso y área usadas desde hace tiempo en España antes de la llegada del Sistema Métrico Internacional.

En este museo, las balanzas se mezclan con romanas y tinajas, al lado de otros varios elementos, para evocar estas medidas y conocer de qué forma se puede estudiar la narración de la raza humana mediante ellas.

Así lo explicó a Europa Press el constructor de este museo, José Castaño, especificando que la medida, "por definición, es muy conservadora". "En el momento en que ahora entendemos medir no tenemos ganas mudar", ha comentado.

Sin embargo, el apogeo del comercio en los siglos pasados fué el motor que movió los cambios en la medición, puesto que "condiciona la raza humana" y merced a su fuerza las medidas fueron mudando con el pasar de los años para amoldarse a sus demandas.

Todos los periodos históricos de España fué dejando su huella con sus medidas, que en los tiempos precedentes al sistema métrico eran esencialmente una mezcla de las primeras medidas llegadas a la península, las romanas, con las traídas por los árabes, con ciertas sumes puntuales dejadas por los visigodos.

De ese "conglomerado" fueron apareciendo las medidas propias de España, que en líneas en general eran exactamente las mismas en todos y cada uno de los sitios si bien con ligeras adaptaciones en su intensidad. Así, la fanega y el celemín eran entidades habituales para la medición del grano, al paso que el peso se encontraba regido por la libra y la arroba y la longitud por la vara, que constaba de tres pies. Sin embargo, asimismo irían apareciendo otras medidas menos extendidas, como es la situacion de la caballería, una unidad de medida superficial de la tierra.

Asimismo había otras medidas menos extendidas y mucho más entrometidas, como es la situacion de la pierna, usada para la confección de las sábanas. Esta medida tomó su nombre, señala Castaño, puesto que las lonas salían "muy estrechitas" de los telares y para llevar a cabo una sábana para una cama de matrimonio debían coserse múltiples. Así, había sábanas de 2, tres y hasta 4 piernas.

Pero, además de esto de ello, entre las curiosidades de todas y cada una estas entidades es que ciertas de ellas se prosiguen usando hoy. Por ejemplo, José Castaño cita la libra, que se prosigue utilizando en la ciudad extremeña de Zafra para pesar a los cerdos, o asimismo para la adquisición del corcho, que en la región de Herreruela se prosigue midiendo por quintales de 4 arrobas.

Con todo ello, ajeno del comercio, Castaño ha recordado que cualquier persona prosigue usando ciertas de estas medidas en su día a día, por servirnos de un ejemplo "en el momento en que mencionamos que un niño creció 2 palmos".

Castaño ha finalizado pidiendo la asistencia de las instituciones para dinamizar el museo, puesto que es "el único que hay en España de pesos y medidas", para de este modo "poder enseñar al pueblo español una historia de la medida clásico, que está por realizar, y naturalmente hay mucho que investigar".

Además, puso el foco en que las universidades no estudian ahora estas medidas habituales sino más bien únicamente las siguientes al Sistema Métrico Internacional, con lo que el campo de investigación es aún considerablemente más riguroso.

Más información

Fanega, vara y arroba vuelven a la vida en el Museo de Pesos y Medidas de Herreruela, único de España