Crónica Castilla-La Mancha.

Crónica Castilla-La Mancha.

Fiscal jefe de Toledo desmiente solicitud a fiscal durante baja por embarazo de riesgo

Fiscal jefe de Toledo desmiente solicitud a fiscal durante baja por embarazo de riesgo

El fiscal jefe provincial de Toledo, Antonio Huélamo, ha comparecido ante el Tribunal Supremo para negar haber pedido a una fiscal embarazada que trabajara desde casa durante su baja por riesgo. La fiscal fue sancionada con 1.500 euros por supuestos "retrasos injustificados" en su trabajo. Huélamo ha afirmado que solo le pidió que despejara sus asuntos pendientes antes de su baja.

En la vista celebrada en el Tribunal Supremo a raíz del recurso presentado por la fiscal contra la sanción impuesta, Huélamo ha señalado que la fiscal le informó un día antes de su baja y que le animó a agilizar los asuntos pendientes ese mismo día. Según el fiscal jefe, su intención era que su subordinada se encargara del trabajo antes de que la baja fuera efectiva.

El fiscal ha subrayado que no se trató de una reunión planificada y que la fiscal se presentó de forma sorpresiva. Además, ha asegurado que no está en condiciones de confirmar si es su voz en una grabación presentada como prueba. A la salida de la vista, el abogado del Estado ha calificado la grabación de "pirata".

En el marco de la sesión, el fiscal jefe ha admitido que la Fiscalía de Toledo no cuenta con un delegado de prevención de riesgos laborales y que no se aplicaban medidas específicas para las fiscales embarazadas. Sin embargo, ha señalado que ninguna fiscal embarazada le ha solicitado medidas especiales.

El tribunal ha anunciado que también estaba citado el delegado de prevención de riesgos laborales de la Fiscalía de Toledo, pero según Huélamo, no ha comparecido porque no existe tal cargo. Por otro lado, un perito ha ratificado la validez del audio presentado como prueba.

A la salida de la vista, el abogado de la defensa ha criticado que la Fiscalía no tenga un plan de prevención de riesgos laborales, señalando que es obligatorio según una ley de 1995. El abogado del Estado ha declarado que este es un proceso contencioso-administrativo sin mucha complicación sobre una sanción disciplinaria por retrasos injustificados en el trabajo de la fiscal. Según el abogado del Estado, será el Supremo quien decida si la sanción es proporcional o no.

El abogado de la defensa, en cambio, ha afirmado que la vista y la grabación demuestran que la fiscal fue sancionada por negarse a trabajar durante su baja médica por embarazo de alto riesgo. La defensa solicita al Supremo que anule la sanción, que se le devuelvan los 1.500 euros y que se reconozca la violación del artículo 14 de la Constitución, referente a la igualdad y no discriminación por razón de sexo.