Crónica Castilla-La Mancha.

Crónica Castilla-La Mancha.

La Audiencia de Ciudad Real vuelve a juzgar a un acusado absuelto por abuso a una mujer con discapacidad.

La Audiencia de Ciudad Real vuelve a juzgar a un acusado absuelto por abuso a una mujer con discapacidad.

CIUDAD REAL, 19 Ene. - La Audiencia Provincial de Ciudad Real llevará a cabo un segundo juicio contra J.M.M.N, residente en una localidad de la comarca de Cabañeros, quien está acusado de abusar sexualmente de una mujer con discapacidad del 65%, de la cual fue absuelto en 2022. Sin embargo, esta sentencia fue anulada posteriormente por el Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha.

Según fuentes judiciales informadas por Europa Press, la Fiscalía presentó un recurso ante el Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha al conocer la sentencia absolutoria a favor del acusado. Como resultado de este recurso, el tribunal anuló la sentencia y la Audiencia Provincial de Ciudad Real se vio obligada a repetir el juicio.

El nuevo juicio se llevará a cabo los días 23 y 24 de enero y contará con un tribunal diferente al del primer juicio, conformado por tres magistrados. Sin embargo, se juzgarán los mismos hechos que fueron juzgados en 2022 por la Audiencia Provincial, con los mismos testigos y pruebas.

Según el escrito presentado por el Ministerio Fiscal, el acusado abusó de la víctima, una mujer con discapacidad del 65%, durante el verano de 2019 mientras esta recogía moras en las afueras de la localidad donde residían ambos. Según el escrito fiscal, el acusado se aprovechó de la inferioridad de la víctima y de su buena relación con la familia de esta. Supuestamente, el acusado llevó a la víctima a otra zona ofreciéndole moras, hasta que en un momento dado introdujo su mano por debajo de los pantalones cortos que ella vestía, tocando sus glúteos a pesar de que la mujer se negaba y trataba de apartarse. Finalmente, la mujer logró liberarse, subirse a su bicicleta y marcharse del lugar.

Por estos hechos, la Fiscalía solicita una pena de nueve años de prisión para el acusado por un delito de abuso sexual, además de una prohibición de aproximarse a la víctima a menos de 500 metros durante un período de tiempo superior a cinco años respecto a la pena de prisión impuesta.