Crónica Castilla-La Mancha.

Crónica Castilla-La Mancha.

La banda toledana Mallo encuentra inspiración en la vida con trastorno ansioso-depresivo para su nuevo disco "El Diluvio".

La banda toledana Mallo encuentra inspiración en la vida con trastorno ansioso-depresivo para su nuevo disco

TOLEDO, 16 Mar.

El grupo toledano Mallo lanzará el próximo 5 de abril su segundo disco bajo el nombre de 'El Diluvio', un trabajo compuesto "desde la identidad y desde el yo" que ha nacido "mucho" de la experiencia de sus miembros --Javi (voz y guitarra), Elena (teclas), Gonzalo (guitarra), Beatriz (bajo) y María (batería)-- de vivir con un trastorno ansioso-depresivo, "una cuestión muy generacional".

Así lo ha explicado el grupo de la capital castellanomanchega en una entrevista a Europa Press en la que detallan que 'El Diluvio' --del que ya han adelantado los singles 'Alhaja' y 'Mamá, estoy bien'-- tiene un hilo conductor al haber temas en lo musical y en lo lírico que coinciden y se repiten, por lo que añaden que el álbum "rima en ese sentido".

A la hora de componer, confiesan que Mallo no puede evitar trabajar de forma conceptual, ya que algunos de sus discos favoritos y de las referencias que han utilizado son conceptuales, en una época en la que el propio concepto de disco "está muy denostado".

En cuanto a la forma de trabajar para este segundo disco, han explicado que el grupo aprendió "mucho" de la grabación de su primer álbum ('Mallo', 2020) junto a Víctor Cabezuelo, de Rufus T. Firefly. "Nos ayudó mucho a entender lo que hacíamos y a entendernos como artistas".

Sin embargo, para 'El Diluvio' señalan que el proceso de grabación ha sido "largo y un poco tedioso" y a pesar de haber estado girando, tocando, en otros proyectos, participando en concursos y haber ahorrado dinero, no consiguieron el suficiente como para pagar "de forma digna" a profesionales para la grabación.

Así, tras poner de manifiesto la "precariedad" del mundo musical, han apuntado que han tenido la suerte de que Elena es titulada en producción musical para, con los medios que tenían y dedicándole el tiempo suficiente, grabar en casa este segundo álbum dedicándole "mucho tiempo y mucho mimo".

"Ha sido largo, todo el año dándole forma a un proyecto que seguramente si hubiésemos tenido la ayuda suficiente o el apoyo económico suficiente, habría salido con profesionales adecuados en mucho menos tiempo", ha afirmado.

En este sentido, destacan que en el programa Música Envenenada de Radio Polígono en el colaboran tiene una sección que se llama 'Mamá, quiero ser artista', en la que hablan con diferentes artistas de esta situación concreta de precariedad.

"Siempre es un esfuerzo extra, no solamente para salir a tocar fuera sino para sacar tiempo para ensayar, para componer, para hacer los videoclips o para hacer sesiones de fotos, que hay que compaginar con los trabajos y con las vidas personales de cada uno", indican, viendo "muy complicado" dedicarse a ello profesionalmente.

La banda se define como un grupo provinciano en un contexto en el que hay conjuntos y proyectos por todas partes. "Somos muy provincianas y quizá lo que más nos define es en qué contexto geográfico, político y social hacemos música", añaden.

Con todo, ven difícil encuadrar su estilo musical aunque afirman que son una banda de pop-rock que nació en 2019 de diferentes restos de otros proyectos. "Ahí grabamos una primera canción, produjimos nuestro primer disco con Cabezuelo y justo coincidió, como con todas las bandas del mundo, que vino la pandemia y hubo que pararse, y a la salida fue cuando decidimos seguir, hasta ahora".

Lo que les lleva a hablar de sus referentes y afirmar que beben de grupos como The Cure o que escuchan "mucho" a 1979, grupo del que extraen bastantes referencias. "Pero luego también venimos de puntos muy dispares, desde Boy Genius a Phoebe Bridges, pasando por Olivia Rodrigo hasta todas las bandas de hemo o punk rock como Green Day o My Chemical Romance".

Además de grabar y producir ellos mismo el disco, Mallo también tiene el control sobre sus videoclips al contar con personas en su entorno dedicadas a las ciencias audiovisuales por lo que pueden economizar y elegir la estética e imagen visual que quieren.

"También somos muy 'frikis' de cine y de toda la cultura de videoclips de los 90-2000. Al final es algo que hemos mamado toda nuestra vida y que también nos gusta mucho plasmarlo en las canciones para que vayan acompañadas de una visual que se corresponda y que nos englobe en general", afirman.

Es por ello por lo que el videoclip de 'Alaha' han plasmado una idea "muy pictórica" en la que se ve por un lado la ciudad de Toledo y cosas "muy toledanas" como las espadas pero sin dejar de lado el 'hemoglamrock' que tanto les gusta. "El conjunto dio ese resultado".

El grupo toledano tiene previsto publicar un último single para este segundo álbum el 5 de abril, coincidiendo tanto con la presentación del disco en la Sala Pícaro, junto a los madrileños Pan, como con el lanzamiento de 'El Diluvio'.

Un directo que preparan a base de "ensayar mucho" el 'setlist' que finalmente van a presentar y en el que intentan plasmar la "esencia" que tiene este álbum. "Estamos deseando que estos temas los pueda escuchar la gente y disfrutarlos en El Pícaro".

También han cerrado otra serie de fechas como Salamanca para septiembre, algún que otro festival o más conciertos por la ciudad que les ha visto nacer.