Crónica Castilla-La Mancha.

Crónica Castilla-La Mancha.

La firma de hipotecas en C-LM cae un 21,6% en julio

La firma de hipotecas en C-LM cae un 21,6% en julio

MADRID/TOLEDO, 27 Sep. - El número de hipotecas constituidas sobre viviendas en Castilla-La Mancha experimentó una preocupante caída del 21,6% en el mes de julio en comparación con el mismo mes del año pasado. En total, se registraron 1.186 préstamos, lo que indica una tendencia negativa en el sector inmobiliario. Además, el tipo de interés medio continuó aumentando, alcanzando un preocupante 3,24%, su nivel más alto desde agosto de 2016. Estos son los datos revelados por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

La situación es aún más preocupante si se analiza el contexto mensual, ya que la firma de hipotecas sobre viviendas también experimentó una caída del 11,5%. Del mismo modo, el capital prestado, que ascendió a 116.395.000 euros en julio, se contrajo un 9,1% en comparación con junio y un 23,4% en el último año. Estos números reflejan una clara desaceleración en el mercado hipotecario de la región.

En el mes de julio de este año se firmaron un total de 1.568 hipotecas en Castilla-La Mancha. De estas, 49 fueron sobre fincas rústicas y 1.519 sobre urbanas. Además, se registraron 38 hipotecas sobre solares y 295 sobre otro tipo de propiedades urbanas, además de las 1.186 hipotecas sobre viviendas. Estos números indican un panorama poco alentador para el sector inmobiliario en general.

En términos de cancelaciones hipotecarias, en julio se contabilizaron un total de 1.996, de las cuales 88 fueron sobre fincas rústicas y 1.482 sobre propiedades urbanas, incluyendo 52 cancelaciones sobre solares y 374 sobre otro tipo de propiedades urbanas. Estos datos reflejan un escenario en el que los propietarios buscan salir de sus hipotecas, agravando aún más la situación del mercado inmobiliario en la región.

En cuanto a los cambios registrales relacionados con las hipotecas, la región de Castilla-La Mancha registró un total de 368, de las cuales 3 fueron sobre fincas rústicas y 365 sobre propiedades urbanas, siendo 294 de ellas cambios sobre viviendas. Estos números confirman una tendencia negativa en el mercado hipotecario de la región.