• lunes 26 de septiembre del 2022

La Guardia Civil de Guadalajara disminuye a morralla 1.083 armas, piezas y otros elementos peligrosos

img

GUADALAJARA, 19 Ago.

La Guardia Civil de Guadalajara ha procedido a la destrucción de un total de 1.083 armas, blancas y prohibidas, entre aquéllas que estaban escopetas de caza, armas de tiro deportivo, armas cortas, por ejemplo.

El desarrollo de reducción a morralla de todo este material depositado por distintos fundamentos en las Intervenciones de Armas de esta provincia, se efectuó el pasado miércoles en una compañía de fundición de acero situada en la Comunicad de Madrid, bajo la supervisión y rastreo de la destrucción por la Guardia Civil de Guadalajara.

Anualmente la Guardia Civil, una vez conseguidas las autorizaciones y completados los trámites pertinentes y cumplidos los plazos de depósito establecidos, procede a la destrucción de todas y cada una aquellas armas que fueron intervenidas, bien por estar prohibidas o por ser usadas en la comisión de hechos delictivos o infracciones administrativas, tal como de todas y cada una aquellas que fueron depositadas de forma voluntaria por sus dueños por dejar de reunir los requisitos demandados para la obtención de las que corresponden licencias de armas.

Estas actuaciones se enmarcan en la normativa vigente en España y se aúna al Programa de Acción de Naciones Unidas sobre el comercio ilícito de armas pequeñas y ligeras que tuvo origen en la Conferencia Internacional de la Naciones Unidas sobre el Comercio Ilícito de Armas pequeñas y ligeras conmemorada en el mes de julio de 2001, informó la Guardia Civil en publicación oficial.

Actualmente, la rivalidad en temas de armas y explosivos que el Estado tiene, se materializa a través de las Intervenciones de Armas y Explosivos de la Guardia Civil.

Las Intervenciones de Armas y Explosivos, administran legalmente a las armas, para lo que el Reglamento vigente establece unos requisitos, entre aquéllos que están la falta de antecedentes penales tal como la superación de pruebas teóricas y prácticas sobre la utilización y manejo.

Asimismo, para eludir que un arma logre ser usada inapropiadamente en el momento en que el titular deje de tener derecho a su tenencia y empleo, la normativa establece que sean inutilizadas o demolidas.

La inutilización de un arma, desde el año 2011, está regulada por una normativa muy severa, de forma que es doblegada a un desarrollo que perjudica a todas y cada una de las piezas escenciales de ésta, siendo irrealizable regresar a emplearla con plena aptitud de desempeño.

Igualmente, la Guardia Civil, periódicamente, realiza la destrucción de armas de distintos calibres, tal como armas blancas prohibidas.

Algunas de ellas están implicadas en ilegales, penales o administrativos y tras el pertinente trámite se establece su destrucción; y otras, que por cesar sus sucesos en el derecho a la tenencia y empleo y no ser adjudicadas en subastas, tienen exactamente el mismo fin. Ello deja que las armas sean reducidas a morralla a través de un desarrollo de fundición o afín.

Más información

La Guardia Civil de Guadalajara disminuye a morralla 1.083 armas, piezas y otros elementos peligrosos