• jueves 06 de octubre del 2022

La reordenación del ambiente del hospital de Alarcos va a ser una situación tras la firma del protocolo entre gestiones

img

CIUDAD REAL, 16 Sep.

Este viernes tuvo rincón la firma del protocolo que dejará reordenar 2 parcelas de Ciudad Real en el ambiente del viejo Hospital de 'Nuestra Señora de Alarcos'. De este modo, y merced a la colaboración entre instituciones, el acuerdo dejará la restauración de este espacio para la ciudadanía por medio de la creación de una región verde y de empleo deportivo y, al tiempo, aportará un nuevo impulso a las infraestructuras sanitarias de la región, con la proyección de un nuevo hospital.

La rúbrica, donde participaron el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page; el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá; y la regidora de Ciudad Real, Eva María Masías, va a hacer situación entre las acciones dentro en el Plan de Modernización Ciudad Real 2025.

Esta cita, ha contado además de esto con la presencia del asesor de Hacienda y Administraciones Públicas, Juan Alfonso Ruiz Molina; el asesor de Sanidad, Jesús Fernández Sanz; el asesor de Desarrollo Sostenible, José Luis Escudero; el presidente de la Diputación de Ciudad Real, José Manuel Caballero; y el encargado del Gobierno en Castilla-La Mancha, Francisco Tierraseca, entre otros muchos.

El ministro ha señalado que la Tesorería General de la Seguridad Social (TGSS), como titular de la finca, "va a ayudar para hacer más simple las actuaciones que se marchan a hacer de cara al desarrollo de una enorme región verde y también instalaciones para la atención sanitaria". Para hallar este propósito, el protocolo recopila además de esto la intención del Ayuntamiento de cambiar el vigente Plan General de Ordenación Urbana, al tiempo que la Junta fomentará un centro sanitario para Ciudad Real.

García-Page se ha referido al edificio que ocupa el viejo hospital, confesando tener alguna "emoción" por su derribo. "Tengo alguna emoción, semeja patraña, que charlemos de tirar un edificio y encima nos emocionemos, si bien no es un edificio alguno, por el hecho de que ha resuelto la vida de una cantidad enorme de familias y está en el corazón de muchas personas. Quizá el tiempo que nos ha costado llevarlo a cabo ha servido para eludir pésimos entendidos, añoranzas o melancolías improductivas".

Dicho esto, ha defendido que el derribo es la opción mejor viable, más que nada para una infraestructura que se iba a transformar en "lumpen, en un inconveniente para un vecindario que iba a padecer mayor humillación". "Otros no se hubiesen preocupado por lo que ocurre en ese vecindario, pero nosotros sí. Eso es realizar localidad, tener emprendimiento. No todas y cada una de las ciudades en España ni todas y cada una de las que conozco en la zona tienen sosprechado que harán".

"No era simple idear ni sumar", ha aceptado el presidente regional, que puso en valor el ejercicio de comprensión y coordinación institucional que se dió en la situacion del viejo hospital de Alarcos, "no usual en la verdad política de españa".

El asesor de Hacienda explicó que este protocolo piensa ofrecer solución a una infraestructura en desuso desde 2005. "Lo que hacemos es ver la aptitud de tres gestiones para ponernos en concordancia en los intereses que contamos en esa región".

Además, hizo hincapié en que en el momento en que hayan terminado los trabajos en el ambiente del viejo hospital de Alarcos "vamos a tener una región verde de usos múltiples; un nuevo pulmón verde para Ciudad Real. Y, al tiempo, vamos a dar un impulso a las infraestructuras sanitarias con la construcción de un hospital".

El presidente de la Diputación de Ciudad Real ha conferido particular relevancia a este emprendimiento por el hecho de que "va a sospechar un cambio en Pío XII, de optimización de condiciones y asimismo con relación a el valor residencial de las casas".

Y ha añadido que "tiene un trasfondo urbanístico y popular fundamental para los vecinos y vecinas pues perjudica a un vecindario que precisa progresar su ambiente y su situación".

Por su parte, Eva María Masías mostró su satisfacción y el privilegio del acuerdo logrado para "algo fundamental para la localidad, por el hecho de que en política ha de ser hecho aquello que puede ser hecho y que favorezca a los ciudadanos, como en un caso así con la demolición del viejo hospital de Alarcos, que es fruto del diálogo entre el Gobierno de Castilla-La Mancha, la Tesorería General de la Seguridad Social y el Ayuntamiento de Ciudad Real".

Ha añadido que "el hospital, desde su inauguración el 13 de junio de 1966, aportó unos importantes servicios a lo largo de medio siglo, pero la vida avanza en una localidad en incesante modernización, donde los espacios verdes han de ser cada días un poco más comunes".

Más información

La reordenación del ambiente del hospital de Alarcos va a ser una situación tras la firma del protocolo entre gestiones