• domingo 29 de enero del 2023

Leo Cortijo dirigirá La Tribuna de Cuenca apostando por sostener la predominación del papel con "calidad y análisis"

img

"Debemos ser el períodico de los conquenses, medrar con ellos y hacer juntos nuestros ideal de localidad"

CUENCA, 25 Ene.

El nuevo directivo de La Tribuna de Cuenca, Leo Cortijo (Cuenca, 1989) ha asumido sus novedosas funcionalidades adelante del períodico asegurando que la prensa redactada sostiene, más allá de todo, su predominación, augurando su inminente apogeo y apostando por "calidad, análisis y hondura" como elementos a fin de que el papel gane peso en el momento de contar novedades.

En entrevista con Europa Press, Cortijo ha asegurado que "el papel no se termina" a pesar de que ese mantra es "lapidario" y recurrente ya hace 20 años, en el momento en que ingresó en la Facultad de Ciencias de la Información.

Con todo, la prensa redactada "pasa por la etapa que pasa" pero su aptitud de predominación "no es comparable" a la de ningún otro medio.

"Al papel le queda vida. Hay que amoldar los modelos, como hicimos en La Tribuna al recobrar la esencia de períodico en formato gratis", ha aseverado Cortijo.

La Tribuna se reparte en cincuenta de puntos organizados entre Cuenca y Tarancón, a razón de 3.500 ejemplares diarios de lunes a viernes. "Es una fórmula correcta, hay que amoldarse, superar y localizar tu público, pero todavía hay una franja de edad que aún goza del papel".

Asegura el directivo del medio que la condición de "inmediatez y también instantaneidad" de la prensa digital no deben estar reñidas con "el análisis, la opinión y las entrevistas en hondura" que puede prestar el papel.

De este modo, afirma que competir en contenido con radio o prensa digital no debe ser la meta de un periódico, que debe de proteger "la calidad en el régimen de la información".

Desde su visión como periodista, ha augurado un 2023 en el que Cuenca "estará de tendencia en varios puntos", un ejercicio "lleno de desafíos y también ilusiones" donde espera, como directivo poder cerrar el calendario "con una portada en positivo".

Una portada que puede pasar, por servirnos de un ejemplo, por contar de qué manera Cuenca "ha conocido explotar bien la Capitalidad Gastronómica" para posicionarse en el mapa del buen comer en todo el país. "Contar que gustamos sería una portada bonita y un óptimo cómputo de año".

Para arrimar el hombro por Cuenca, Cortijo está a favor de "ver el vaso medio lleno" desde el diario, y él, que es "positivo por naturaleza", aboga por "creerse el emprendimiento de localidad" para los próximos años.

Cuenca, un "enorme al que mantuvieron dormido por inacción de varios" pero con "bastante potencial", que en este momento sus vecinos "se deben opinar sin tener en cuenta la actitud contemplativa", para lo que un períodico como La Tribuna "debe contribuir". "Debemos ser el períodico de los conquenses, medrar con ellos y hacer juntos nuestros ideal de localidad".

Asegura Cortijo que los cronistas locales "juegan un papel primordial" en el momento de ayudar a aumentar la autovaloración de la región, y desde "el cuarto poder" hay que ser capaces de "ver ocasiones, debilidades y fortalezas".

"Estoy seguro de que la localidad debe medrar con enormes medios a su alrededor, con prensa, con radio, con televisión, para contribuir todos a creernos el ámbito", añade.

Ya como máximo responsable de la publicación día tras día de Cuenca, Cortijo charla de las entrevistas que le agradaría llevar a cabo, la viable y la irrealizable.

En cuanto a la que nunca va a poder enfrentar, charla de una charla con Fernando Zóbel, de quien le agradaría comprender el análisis y comparación de la Cuenca de hoy con la que él conoció.

Intentaría sacarle el titular de de qué manera cambió "ese cobijo de un conjunto de artistas que él lideró" respecto a este 2023, y que explicara "de qué forma dibujaría en este momento" la localidad.

"Seguramente la haría mucho más abstracta de lo que la dibujó en su instante. Esta localidad es abstracta por naturaleza, es pura magia y es imposible comprender si no le ofrecemos ese tinte. No hay pintura verdadera para Cuenca", asegura.

La charla que todavía podría tener, si pudiese escoger, sería con Pedro Sánchez y con Cuenca como único tema de charla. "Para ver qué conoce de Cuenca, qué situación tiene de ella, qué pretensiones tiene el Gobierno central".

En las páginas que quedan por redactar en La Tribuna a lo largo de este año, Leo Cortijo apuesta por que el conquense del año puede ser el chef Jesús Segura.

Y protege la idea asegurando que "va a ser el año en que recupere la Estrella Michelin" en un espacio icónico como las Casas Colgadas.

Leo Cortijo ha aprovechado para rememorar su --aún corta-- carrera como periodista y de qué manera al irse de la capacitad recaló en 2007 en El Día de Cuenca, con José Vicente Ávila como su "padre" periodístico en "el períodico hegemónico y primera escuela" donde convivió con cronistas que le enseñaron "considerablemente más" que nuestra Facultad.

Esther Palenciano, Javier Semprún, Miguel Ángel Ramón o Chema Dávila fueron los primeros profesores de trabajo que brindaron el "bautizo" a Cortijo, que recuerda de qué forma comenzó a contar novedades en una pequeña grabadora al lado de su abuelo.

"Recuerdo contar novedades, lo que pasaba en el instituto... es el germen romántico. Siempre he estado muy pegado a la información, con esto nací, la vena periodística en mí es innata", ha aseverado Cortijo.

Ahora, ha solicitado proteger la Facultad de Comunicación de la región, ambiente que deja al periodismo local tener "cuerpos de virtud" sobre otras provincias.

Como mensaje a las generaciones venideras, lo sabe: "Cualquier periodista debe comprender que la profesión es dura, que tiene condiciones complejas, pero es ilusionante, emocionante. El que no lo tenga asumido, va a tener un cefalea", ha añadido, pidiendo a los alumnos a realizar las cosas "con pasión, esfuerzo y echando horas" para "llegar a un premio que en ocasiones está mucho más lejos de lo que suponemos".

Más información

Leo Cortijo dirigirá La Tribuna de Cuenca apostando por sostener la predominación del papel con "calidad y análisis"