• jueves 08 de diciembre del 2022

Lluís Pasqual recibe el Premio Corral de Comedias reclamando cultura en un contexto preocupante: "Proseguimos yendo tarde"

img

ALMAGRO (CIUDAD REAL), 30 Jun.

El directivo teatral Lluís Pasqual ha recibido en el Corral de Comedias de Almagro el Premio del Festival de Teatro Clásico de la ciudad manchega en un acto en el que ha amado reivindicar mucho más acompañamiento al ámbito cultural, puesto que España "prosigue yendo tarde".

Así, ha lamentado que haya debido llegar una pandemia para impulsar la civilización en un contexto en el que sale "mucho más económico conseguir la versión porno de Hamlet en un 'sex shop' que comprar en una librería el artículo que en teoría escribió Shakespeare".

Para Pasqual, "es una obligación civil" que a un profesional de la civilización al que se le da la palabra reivindique mucho más medios para el ámbito". "No voy a llevarlo a cabo el día de hoy, por el hecho de que está claro que ha de ser de este modo", ha ironizado, agregando que la situación es "preocupante".

"Estoy abrumado por las expresiones que me han dedicado. Da algo de rubor subirse a un ámbito ahora mismo con lo que pasa en el planeta para festejar algo. Pero es preferible que lo celebremos antes que un orate, del Este o del Oeste, nos prohíba que prosigamos subiéndonos a un ámbito", dijo Pasqual.

El constructor de escena se mostró como "el eslabón de una cadena" de sobra expertos del teatro, se mostró confiado en que va a tener mucho más proyectos por enfrente en su trayectoria.

Pasqual ha amado poner de relieve el "grupo de oficios" que piensa ser directivo de escena, una profesión que "quizás no se logre educar", pero que "como cualquier otra especialidad, se puede estudiar".

Como los premios "hay que compartirlos", lo ha amado realizar con sus "compañeros de aventura", singularmente con los actores. "Yo aprendí de muchas personas, pero más que nada de actores y actrices de métodos distintos".

Son, con todo, "seres tocados por un don que siempre y en todo momento conmueve", y fueron los "quiénes" los que le han feliz mucho más que los "qués" durante su trayectoria.

Dirigir, dijo, "es un acto de amor físico y espiritual que necesita de una sensibilidad para conectar con el intérprete y su sensibilidad y objetivarla", ha defendido Pasqual desde las tablas del Corral de Comedias de Almagro.

Los directivos efectúan "un trabajo intangible" que se apoya en "llevar a cabo circular la energía que se arroja" con apariencia de teatro en un tiempo y espacio preciso. "Solamente, nada menos".

En la actriz Nuria Espert ha recaído la compromiso de ingresar a Pasqual con una intervención donde ha recordado de qué forma conoció al premiado en el momento en que se encontraba dirigiendo el Teatro Lliure de Barcelona.

"El eco de su joven talento" fue "primordial" para consolidar múltiples niveles "sin recortar nunca su relación con Cataluña". "Su pasión por el teatro jamás paró de medrar. Ha hecho enorme teatro para la multitud, para el público, y se ha servido de los más destacados actores y profesionales, transformándose transcurrido un tiempo en un aparato de categoría envidiable"; ha asegurado Espert.

La actriz aseguró que el fuerte de Pasqual es "la dirección de actores", que se combaten a él con "sumisión y exitación" por ser con la capacidad de hacerles llegar "al verdadero ser" de los individuos que interpretan. "Luis, te deseo y te admiro".

La periodista cultural Rosana Torres fué otra de las personalidades que han intervenido en el acercamiento para garantizar que entre colegss de profesión han "cotorreado mucho" sobre el teatro de Lluís Pasqual, un directivo que mostró con solo 30 años a un Eduardo II "que nos dejó a todos patidifusos".

Pasqual trajo "lo que se hacía por ahí fuera" y lo logró "con talento, con rigor y con vanguardia"; y consiguió que el espectador "conozca a todos y cada uno de los Lorcas".

"Existen muchos Federicos y nos trajo ciertos que no conocíamos", dijo Torres, quien ha asegurado que en esa misión, aun, el relato de Pasqual "hacía flotar".

El directivo del festival, Ignacio García, fué el profesor de liturgias y se hizo cargo de enseñar al premiado, utilizando para poner en valor que este festival consiguió estas cotas de éxito, en parte, asimismo merced a Lluís Pasqual.

El ministro de Cultura, Miquel Iceta, comenzó su intervención dando las merced a Almagro por "sostener la llama y haber superado una crisis para regresar a la normalidad".

Sobre Lluís Pasqual, dijo que "se realizó admitir fuera", lamentando que sea ahí fuera donde se valora mucho más el talento español, algo que "deberíamos hacernos ver". Como entre los enormes, "ha tocado el suelo y el cielo al unísono" y lo hizo "deslumbrando".

Tras bromear con la considerable suma de ministros de Cultura que le han antecedido desde el instante en que rige el PSOE y querer "perdurar" en el cargo, Iceta ha aceptado que jamás antes había estado en Almagro.

"Y Almagro no es solo un festival, un museo o un premio. Es una iglesia de San Agustín, una plaza mayor, y es su gente, cariñosa, amable y agradable", ha ensalzado Iceta, quien ha recibido el guante de la solicitud de agrandar con fondos ministeriales el museo del teatro de la ciudad.

Con todo, ha aseverado que si Almagro hizo este esfuerzo, el resto deben "corresponder" a la generosidad, lo que hizo extensivo a todo el campo.

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha reconocido la fortaleza del festival, asegurando aun en presencia de Iceta que si el Ministerio decidiese asumir el gasto íntegro de su celebración, la zona "se ofendería".

Parafraseando a Chaplin, dijo que "la vida es una obra teatral", tras lo que ha complacido a Lluís Pasqual su trayectoria, agregando que hay "muchas personas que pasa de puntillas" por la vida al paso que otros "aportan, innovan, afianzan".

García-Page, que ha recordado que fue exactamente en Almagro hace siete años en el momento en que se estrenó como presidente en su primer acto oficial, ha augurado que este festival "va a ir a mucho más".

Ha tenido expresiones de cariño para el directivo del festival, Ignacio García, a quien ha alabado su pasión en el trabajo; al paso que se mostró satisfecho por "todo cuanto significa para Almagro" la realización de esta cita un año tras otro.

"La cultura es algo que se expresa en el idioma pero va alén del idioma. Forma una parte de la condición humana. Pero debe agarrar y debe ser una industria", ha defendido, aseverando que el retorno de la actividad cultural se deja ver en términos económicos, pero asimismo sociales. En este contexto, ha puesto en compromiso su acompañamiento con el ámbito cultural y particularmente con el Festival de Almagro.

Dirigiéndose a Miquel Iceta, dijo que el día de hoy en el planeta "se charlan 7.097 lenguajes y hay miles con los que la multitud expresa cultura". "Y no pienso que eso deba mudar. Cuanta mucho más pluralidad, mucho más riqueza".

El alcalde de Almagro, Daniel Reina, subió al ámbito para festejar la normalidad que al fin ha recuperado esta edición número 45 del Festival, una cita que "coincide además de esto con los 50 años de la declaración de Almagro como grupo histórico artístico".

El primer edil, en sus expresiones, ha complacido el "afán por el bien común mediante la concordia" de todas y cada una de las instituciones implicadas en la realización de este festival.

El vicepresidente de la Diputación, David Triguero, dijo por su lado que este festival "disfruta de una salud increíble", una aceptable salud que le hace ser "el más destacable acontecimiento cultural de toda Castilla-La Mancha".

"Es un líder en todo el país y también en todo el mundo, y esto se origina por un cúmulo de situaciones, una de ellas el deber institucional que hay con el festival"; aseguró, agregando a este acompañamiento el "impulso popular de cientos de vecinos de comarca y provincia que sienten el festival como algo propio".

Más información

Lluís Pasqual recibe el Premio Corral de Comedias reclamando cultura en un contexto preocupante: "Proseguimos yendo tarde"