• jueves 08 de diciembre del 2022

MAS no desecha "medidas particulares" en ayuntamientos de Corredor del Henares a los que provee si prosigue sin llover

img

GUADALAJARA, 5 Oct.

José Salinas, presidente de la Mancomunidad de Aguas del Sorbe (MAS), de la que se proveen una gran parte de los ayuntamientos del Corredor del Henares --incluida Guadalajara capital y Alcalá de Henares (Madrid)--, ha advertido solamente iniciarse el nuevo año hidrológico que, "si prosigue sin llover o lo realiza de forma escasa", posiblemente haya que adoptar medidas destacables a principios de 2023.

Aunque las lluvias caídas en la primavera "han sostenido" el embalse de Beleña hasta final de año más allá de la alarmante sequía, según los datos de los especialistas de la MAS, el año hidrológico --que se prolonga desde el 1 de octubre de 2021 hasta el 30 de septiembre de 2022--, fué "desequilibrado, pero no completamente negativo", en la sub cuenca del río Henares, por donde avanza el río Sorbe, según ha señalado el órgano mancomunado en publicación oficial.

El embalse tiene una proporción de agua guardada cercana al 50% de su aptitud, pero con 2,5 hectómetros cúbicos menos que en el momento en que empezó el año hidrológico. Y los seis primeros meses de 2021, que se corresponden con el otoño y el invierno, fueron mucho más secos que los años precedentes, y si bien no se llegó a rozar el nivel de pre alarma, en el mes de marzo estuvo muy cerca.

Aunque entonces sí cayeron lluvias, visto que desde el mes de junio no haya vuelto a llover en la región es lo que lúcida miedos y también incertidumbres de cara a los próximos meses en la Mancomunidad.

"El día 1 de julio del actual año, Beleña se encontraba al 80% de su aptitud, el día de hoy se "sosten", pero no llegamos al 50% y lo malo es que las previsiones de futuro no son buenas", indicó el presidente de la MAS.

Aunque en estos instantes hay cerca del doble de agua de la demandada para fijar el estado de pre alarma, los pésimos vaticinios de las conjeturas meteorológicas han obligado a la MAS a mover un mensaje de concienciación apoyado en el consumo responsable.

"Es suficiente con ver la situación de los embalses en el resto de la cuenca del Tajo y en otras cuencas próximas, donde ciertos ayuntamientos ahora se vieron obligados a limitar consumos, para percatarnos de que debemos habituarnos permanentemente a ver con lupa cada gota de agua que gastamos y entrenar y reclamar un consumo responsable, tanto en nuestras viviendas como en nuestro sitio de trabajo", aseguró.

Precisamente, para explotar el agua, desde la Mancomunidad centran en este momento sus tareas en la supervisión de las conducciones para la detección de fugas, el cuidado de las cañerías y la modernización del transporte de agua, que se vió reforzado últimamente con un Plan de Detección de Fugas en los ayuntamientos mancomunados, en internet de baja.

Sin embargo, para Salinas esto no es bastante, convencido de que la crisis del agua es un inconveniente que no solo perjudica a la mancomunidad como institución, ni a los municipios que la conforman, sino más bien a todos y cada uno de los ciudadanos por el hecho de que, "de esta crisis, va a ser irrealizable salir sin que todos, uno por uno, en todos y cada casa y en todos y cada puesto, todos los 365 días del año, arrimemos el hombro".

El presidente de la MAS ten en cuenta que es esencial llevar a cabo caso de las sugerencias que se lanzan en las campañas de concienciación.

En cuanto al consumo de agua de los 13 ayuntamientos mancomunados, según la publicación oficial remitida por este órgano, sumando ámbas mancomunidades adheridas (La Campiña y la Muela), a 30 de septiembre de 2022, fué muy afín al consumo del año previo, si quizás un rápido incremento de solamente un 2%, que fué singularmente importante en el mes de agosto gracias a las elevadas temperaturas.

Más información

MAS no desecha "medidas particulares" en ayuntamientos de Corredor del Henares a los que provee si prosigue sin llover