• jueves 08 de diciembre del 2022

Núñez impide polemizar con Page sobre el Corpus y le invita a que si charla con Ayuso sea sobre una rebaja fiscal

img

TOLEDO, 28 Sep.

El presidente del PP de Castilla-La Mancha, Paco Núñez, ha eludido polemizar con el presidente regional, Emiliano García-Page, sobre si el Corpus Christi debe proseguir siendo festivo regional o no, estimando que si García-Page va a llamar a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha de ser "para solicitarle el plan de rebaja fiscal que ella está aplicando".

Así se pronounció Núñez en afirmaciones a los medios este miércoles una vez que García-Page haya atribuido visto que el presidente 'habitual' se haya alineado con el PP de Cuenca para pedir que la festividad del Corpus Christi deje de ser autonómica a "inconvenientes de liderazgo" y haya comunicado que pedirá a Díaz Ayuso que declare ese día como festivo autonómico en Madrid, así como logró anteriormente Esperanza Aguirre.

Núñez ha insistido en que Díaz Ayuso está realizando medidas que "ahorran una cantidad enorme de euros a cada madrileño de año en año", con lo que si García-Page se pone en contacto con ella ha de ser para "hacerle una pregunta" por esta cuestión. "No puede pasar ni un día mucho más sin que Page admita la iniciativa de bajada de impuestos que nos encontramos haciendo", ha proseguido.

"Si baja impuestos Andalucía, Madrid, Castilla y León, Galicia, la Comunidad Valenciana, Alemania, el Reino Unido... ¿Se confunde todo el planeta menos Page?", se ha preguntado, manifestando que el presidente castellano-manchego "se quedó solo con Sánchez en la defensa de una subida de impuestos".

Por ello, ha reiterado que los castellanomanchegos no meritan "ni un minuto mucho más" a un gobierno "tan distanciado de la verdad y tan convencido de que la única solución es subir impuestos", pidiendo a García-Page a bajarlos "si desea separarse de Sánchez".

Más información

Núñez impide polemizar con Page sobre el Corpus y le invita a que si charla con Ayuso sea sobre una rebaja fiscal