Crónica Castilla-La Mancha.

Crónica Castilla-La Mancha.

Podólogos de C-LM ofrecen consejos para evitar lesiones en Nochevieja: ¿por qué no probar zapatos más anchos y tacones más bajos?

Podólogos de C-LM ofrecen consejos para evitar lesiones en Nochevieja: ¿por qué no probar zapatos más anchos y tacones más bajos?

El Colegio de Podología de Castilla-La Mancha ha realizado una advertencia sobre los riesgos del uso excesivo de tacones durante las fiestas navideñas, especialmente de cara a la próxima celebración de Nochevieja. Entre las recomendaciones, destacan evitar los tacones de aguja y optar por tacones más anchos y con menos altura.

Según el comunicado emitido por el Colegio, muchas mujeres suelen utilizar habitualmente tacones altos ya que consideran que estilizan su figura. Sin embargo, es durante las festividades como la Navidad, especialmente en Nochevieja, cuando su uso es más común y generalizado, ya que es una oportunidad para lucir sus mejores galas. No obstante, llevar este tipo de calzado puede causar dolor en los pies y lesiones en la columna vertebral, según afirman.

De acuerdo al Colegio Oficial de Podólogos de Castilla-La Mancha, el dolor causado por el uso de tacones se debe principalmente a la estrechez del zapato o a la altura del tacón. Por ello, es recomendable que los tacones no superen los cinco centímetros de altura y que sean anchos o de cuña, ya que los tacones de aguja son los más perjudiciales, según señala Elena Carrascosa, presidenta del Colegio.

Los tacones de gran altura que son más habituales en estas celebraciones de fin de año pueden causar molestias leves o severas en los pies, como hinchazón, callos, durezas, problemas óseos como los juanetes o dedos en garra, e incluso dolor de espalda.

Carrascosa explica que caminar con tacones altos desplaza el cuerpo hacia adelante y obliga a los dedos y al antepie a soportar todo el peso, lo que provoca dolor y lesiones en estas extremidades.

Los tacones altos y estrechos generan inestabilidad y pueden afectar negativamente a la columna vertebral. Uno de los daños más graves causados por este tipo de calzado, que además suele ser estrecho en la parte delantera, son los problemas en el hueso del talón, también conocido como talón de Aquiles, añade Carrascosa.

Elena Carrascosa destaca que las mujeres se someten a cirugías cuatro veces más que los hombres debido a problemas en los pies, y el abuso de zapatos o botas de tacón podría ser la causa detrás de esta estadística, en especial los tacones de aguja, que pueden causar problemas ortopédicos.

Por tanto, es recomendable optar por tacones más anchos y con plataformas más elevadas, que no tengan tanto desnivel, ya que provocan menos lesiones. Sin embargo, es importante que sean estables y livianos.

Otro aspecto a tener en cuenta es la calidad del calzado. En este sentido, los podólogos aconsejan adquirir zapatos hechos con materiales naturales, como cuero o piel, y no utilizar de manera continua calzado sintético.

Los podólogos de Castilla-La Mancha también recomiendan utilizar almohadillas de gel para amortiguar el antepié, intentar no cargar todo el peso en el pie, descansar sentándose o apoyándose de vez en cuando, utilizar calzado con suela de goma y con suficiente amortiguación para reducir el impacto, y evitar utilizar tacones en el trabajo.

Después de utilizar los tacones, se recomienda realizar ejercicios de relajación del pie con una pelota para descomprimir la fascia plantar y aliviar la presión.

Es curioso que los pies, siendo una estructura anatómica del cuerpo, sean muchas veces olvidados y descuidados. El pie está compuesto por 26 huesos, 33 articulaciones, 19 músculos, numerosos vasos sanguíneos y nervios, y más de 100 tendones, que permiten realizar los seis movimientos fundamentales del pie: flexión, extensión, aducción, abducción, pronación y supinación, según concluyen los podólogos.