Crónica Castilla-La Mancha.

Crónica Castilla-La Mancha.

Presunto asesino de La Pueblanueva admite golpe en la cabeza, pero niega cortarle el cuello

Presunto asesino de La Pueblanueva admite golpe en la cabeza, pero niega cortarle el cuello

TOLEDO, 30 Ene.:

I.M.M., acusado de la muerte de A.C.H. en La Pueblanueva, ha admitido haber golpeado a la víctima con una botella en la cabeza, pero niega haberle cortado el cuello con los restos rotos del objeto.

El acusado ha realizado estas declaraciones durante la primera sesión del juicio, que se lleva a cabo en la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Toledo con un jurado popular compuesto por tres mujeres y seis hombres.

El procesado ha reconocido que accedió a traficar con marihuana, propuesto por la víctima, debido a su difícil situación económica y ha afirmado que en ese momento la relación entre ambos era buena.

En su testimonio, el acusado ha negado haberse quedado con 40 kilos de una entrega de marihuana, los cuales podrían haber sido vendidos por su padre y su hermano a una tercera persona, como le había reclamado la víctima.

También ha asegurado que tanto él como su hermano recibieron amenazas por parte de la víctima, pero no las denunciaron ni se lo comentaron a sus padres debido al miedo que tenían.

En relación al día de los hechos, el acusado ha dicho no recordar quién citó a quién en la zona conocida como "Los Caños", pero ha relatado que la víctima llegó con malas formas y portando un porro y una botella, la cual le arrebató para evitar ser agredido.

El acusado ha admitido haber golpeado a la víctima dos veces en la cabeza con la botella, aunque ha afirmado desconocer si le cortó el cuello, dejando esa explicación en manos del forense.

Tras ver cómo la víctima caía al suelo, el acusado y su hermano decidieron marcharse a casa sin llamar a la ayuda, asustados por lo ocurrido.

Más tarde, el acusado confesó a su madre lo sucedido y esta se puso en contacto con la Guardia Civil, que encontró a la víctima sin vida en el lugar de los hechos.

Al ser cuestionado sobre por qué no llamó al 112, el acusado ha alegado que pensó que la llamada a la Guardia Civil era suficiente y ha asegurado que su cabeza no estaba en su sitio en ese momento.

(Habrá ampliación)