• jueves 08 de diciembre del 2022

Solicitan prisión persistente a una madre que al alumbrar embolsó al bebé y ocultó en el bar donde trabajaba en Albacete

img


ALBACETE, 2 Nov.

El próximo lunes, 7 de noviembre, va a arrancar el juicio frente tribunal del jurado contra M.M.C., acusada de asesinato con agravante de vínculo tras haber dado a luz a un bebé al que procuró abortar y que, tras iluminar, embolsó y ocultó en una caja de cartón en el almacén del bar donde trabajaba en la ciudad más importante albaceteña.

Según consta en el escrito de acusación de la Fiscalía, recogido por Europa Press, en el momento en que la acusada se apercibió de que estaba embarazada, y actuando con la intención de no llevar a termino el embarazo --como había ocurrido en tres oportunidades precedentes en las que había acudido a una clínica privada a fin de que le practicaran un aborto--, trató de hallar asistencia económica para regresar a abortar.

Al no lograrla, se da por demostrado que ingirió una substancia abortiva llamada misoprostol, más allá de que tampoco logró abortar como era su propósito por no haber tomado la bastante dosis, puesto que tomó restos de pastillas que tenía de la ocasiones precedentes en las que la citada clínica le había suministrado la substancia.

En este ámbito, la acusada continuó con el embarazo, ocultándolo al mundo entero y sin asistir a efectuarse ningún género de control médico, hasta el día diez de octubre de 2020, instante en el que, ahora en el último trimestre de gestación y mientras que desempeñaba su trabajo como camarera en un bar de Albacete, empezó a padecer contracciones a lo largo de toda la tarde, sin asistir a un centro médico.

Tras múltiples horas, al ver la inminencia del parto, se ingresó en un almacén contiguo al lugar donde dio a luz a un feto a termino, un varón que nació con vida. Acto seguido expulsó la placenta y cortó, desgarrándolo, el cordón umbilical que la unía a su hijo.

Con la intención de esconder el nacimiento y terminar con la vida del recién nacido, lo ocultó adjuntado con la placenta en una bolsa de color lavanda adjuntado con colillas y restos de basura, y con la intención del asegurarse su muerte, no solo no ató el cordón umbilical para eludir que se desangrara, sino además de esto extrajo todo el aire de la bolsa contenedora antes de anudarla y también introducirla en una segunda bolsa y más tarde en una caja de cartón. Dejó, tras esta maniobra, el feto en el almacén .

Acto seguido la acusada, atemorizada por la sangre que salía de su cuerpo, informó a un amigo que estaba en el bar a fin de que llamara a los servicios de urgencia, personándose una ambulancia en el sitio.

En ese instante, la explicación dada por la acusada es que la sangre procedía de un bulto, escondiendo conque terminaba de ofrecer a luz.

Ya de madrugada y tras examen ginecológico, la acusada insistía en que no había dado a luz más allá de enseñar síntomas "compatibles, evidentes y también indudables de un parto".

Desde el hospital se dio aviso a la Policía Nacional para buscar al recién nacido, para lo que no tuvo colaboración de la en este momento imputada.

A las 4.27 horas, los agentes encontraron a los dueños del bar donde trabajaba la mujer, quienes prestaron autorización para el registro del almacén, donde hallaron el cuerpo sin vida del hijo de la acusada.

Una vez practicada la autopsia del recién nacido se confirmó que exactamente el mismo había nacido vivo, falleciendo tras el alumbramiento por múltiples causantes como hipotermia, asfixia por sofocación y hemorragia por no ligar del cordón umbilical.

Por todo ello, la Fiscalía le hace responsable de un delito de asesinato con agravante de vínculo, para la que solicitan prisión persistente revisable.

Más información

Solicitan prisión persistente a una madre que al alumbrar embolsó al bebé y ocultó en el bar donde trabajaba en Albacete