Crónica Castilla-La Mancha.

Crónica Castilla-La Mancha.

El queso manchego, delicia internacional

Historia del queso manchego

El queso manchego es uno de los productos más importantes de la gastronomía de Castilla La Mancha. Su tradición se remonta a la época de los romanos, que ya elaboraban quesos en la región. Sin embargo, fue durante la Edad Media cuando el queso manchego empezó a adquirir la forma y el sabor que tienen en la actualidad.

Se dice que los pastores de la región fueron los responsables de crear el queso manchego tal como lo conocemos hoy en día. Estos pastores utilizaban la leche de sus ovejas para elaborar quesos en las montañas durante el verano, cuando el clima era más favorable. El queso manchego era, por tanto, un producto destinado al autoconsumo.

No fue hasta el siglo XIX cuando el queso manchego se empezó a elaborar de forma industrial y se convirtió en un producto comercializado en toda España. Hoy en día, el queso manchego es uno de los productos más exportados de Castilla La Mancha y se consume en todo el mundo.

Características del queso manchego

El queso manchego es un queso de leche de oveja muy característico de Castilla La Mancha. Se elabora con leche cruda de oveja de las razas Manchega y Lacha. La leche se coagula con cuajo vegetal y después se prensa y se madura durante un periodo mínimo de dos meses.

La textura del queso manchego es firme y compacta, lo que lo hace ideal para cortarlo en lonchas. Su sabor es intenso y un poco salado, pero también puede tener matices dulces o picantes dependiendo del tiempo de maduración. Su color varía del blanco al amarillo pajizo.

Variedades del queso manchego

Existen varias variedades del queso manchego según su tiempo de maduración:

  • Fresco: con una maduración mínima de 2 semanas.
  • Semicurado: con una maduración mínima de 3 meses.
  • Curado: con una maduración mínima de 6 meses.
  • Viejo: con una maduración mínima de 1 año.
  • Gran reserva: con una maduración mínima de 2 años.

El queso manchego también se puede encontrar mezclado con otros ingredientes, como aceitunas, trufas o especias.

Propiedades nutricionales del queso manchego

El queso manchego es un alimento rico en proteínas y grasas, por lo que se recomienda consumirlo con moderación. A pesar de esto, el queso manchego es una fuente importante de calcio, fósforo y vitaminas A y D.

Recetas con queso manchego

El queso manchego es un ingrediente muy versátil que se puede utilizar en múltiples recetas. Algunas de las recetas más populares con queso manchego son:

  • Torta del Casar con queso manchego: se trata de una torta de queso que combina el queso manchego con el queso Torta del Casar de Extremadura. Se puede servir como aperitivo o como postre.
  • Queso manchego frito: se corta el queso en porciones y se frie en aceite caliente hasta que esté dorado. Se puede acompañar con mermelada o con un poco de miel.
  • Ensalada de queso manchego: se mezcla el queso manchego con lechuga, tomate, cebolla y aceitunas para crear una ensalada refrescante y nutritiva.

El queso manchego en la gastronomía internacional

Aunque el queso manchego es originario de Castilla La Mancha, hoy en día es un producto internacionalmente conocido y consumido. El queso manchego se exporta a países de todo el mundo, principalmente a Estados Unidos y a países de la Unión Europea como Francia y Alemania.

El queso manchego es un ingrediente muy valorado en la alta cocina, y se utiliza en numerosos platos de la gastronomía internacional. Por ejemplo, se puede encontrar en la famosa pizza cuatro quesos italiana, en la fondue suiza y en el plato francés de queso gratinado Raclette.

En definitiva, el queso manchego es un producto de gran calidad y sabor que destaca en la gastronomía de Castilla La Mancha y es apreciado en todo el mundo.