"Amnistía Internacional expresa preocupación por la implementación de armas táser en la policía local de ciertos municipios en C-LM"

La organización Amnistía Internacional ha expresado su preocupación por la adquisición de armas de electrochoque, conocidas como "táser", por parte de la Policía Local de Ciudad Real. En una carta dirigida al alcalde Francisco Cañizares, la organización ha alertado sobre los posibles daños o incluso la muerte que estas armas pueden causar, especialmente en personas vulnerables.

Amnistía Internacional ha enviado solicitudes similares a otros ayuntamientos de la región, como Guadalajara, Albacete, Alcázar de San Juan, Seseña, Talavera de la Reina y Fuensalida, para obtener información sobre la adquisición de armas táser por parte de sus respectivas policías municipales.

La organización ha solicitado al Ayuntamiento de Ciudad Real información sobre las unidades policiales que utilizarán estas armas, así como sobre la formación previa que recibirán los agentes y quién se encargará de proporcionarla. También han requerido detalles sobre los protocolos y mecanismos para evaluar el uso de estas armas y garantizar la rendición de cuentas.

Aunque Amnistía Internacional no se opone a la inclusión de armas de electrochoque en el equipamiento policial, tienen serias preocupaciones sobre su uso y el respeto a los derechos humanos. La organización ha pedido que estas armas sean reguladas de la misma manera que las armas de fuego, debido a los riesgos que conllevan para la integridad física de las personas.

Amnistía Internacional ha documentado casos en los que el uso de armas táser ha resultado en la muerte de personas, especialmente aquellas que están bajo los efectos de drogas o medicamentos psiquiátricos. También han destacado la preocupación por el uso de descargas reiteradas o prolongadas, que pueden constituir tortura u otros tratos crueles, inhumanos o degradantes.

La organización considera que las armas táser deben ser utilizadas solo en situaciones en las que exista un riesgo para la vida o integridad física de los agentes o de terceras personas. Además, solicitan que se establezcan protocolos públicos para su uso y que los agentes policiales reciban una formación adecuada en su manejo y en la protección de los derechos humanos.

Hasta el momento, el Ayuntamiento de Ciudad Real no ha respondido a la carta enviada por Amnistía Internacional el pasado 15 de noviembre.

Tags

Categoría

Castilla-La Mancha