Crónica Castilla-La Mancha.

Crónica Castilla-La Mancha.

Hoy se celebra el juicio en Toledo de un hombre que asesinó a su exesposa y trató de simular un accidente al atropellarla.

Hoy se celebra el juicio en Toledo de un hombre que asesinó a su exesposa y trató de simular un accidente al atropellarla.

En Toledo, la Sección Segunda de la Audiencia Provincial tiene programado comenzar el juicio el próximo lunes, 6 de mayo, contra J.C.R.F., un individuo para quien el Ministerio Fiscal busca la prisión permanente revisable por el brutal asesinato de su exesposa en Almonacid de Toledo y por posterior intento de simular un accidente al atropellar su cuerpo.

Según la Fiscalía, en abril de 2022, J.C.R.F. y T.I.T., su exmujer, vivían juntos en una propiedad en Mascaraque, a pesar de estar separados.

Se dice que la víctima deseaba abandonar la casa, algo que el acusado no podía aceptar, especialmente debido a una relación romántica que T.I.T. había tenido con un colega de trabajo, lo que había causado fuertes discusiones en años anteriores.

El día 4 de abril de 2022, el acusado llevó a T.I.T. a su trabajo a las 6:00 en una estación de servicio en Mascaraque, pero ella se marchó alrededor de las 7:39 con intención de regresar a casa para hacer las maletas y marcharse mientras J.C.R.F. estaba en su trabajo.

Sin embargo, a las 8:30, el acusado se dio cuenta de que ese día su exmujer no trabajaba y regresó a la cafetería, percatándose de su ausencia. Después de llamar a diversas personas y hablar con el dueño de la explotación donde T.I.T. trabajaba, decidió ausentarse del trabajo.

T.I.T. regresó a casa a las 8:50, pero alrededor de las 9:00 salió sin su maleta, acompañando a J.C.R.F. en su automóvil.

Según la Fiscalía, el acusado llevó a la víctima a la zona de Almonacid de Toledo por un camino rural poco transitado, donde la atacó sorpresivamente entre las 9:00 y las 10:30, estrangulándola y abusando sexualmente de ella.

Posteriormente, J.C.R.F. llevó el cuerpo de T.I.T. al Cerro Grande de Almonacid de Toledo y lo dejó en una zona poco visible, intentando simular un accidente al pasar sobre él con su coche.

Se alega que el acusado manipuló el teléfono móvil de la víctima antes y después de su muerte sin su autorización para conocer su información personal y borrar rastros de sus comunicaciones.

Luego de llamar a los servicios de emergencia, el acusado fue detenido ese mismo día y se dictó prisión provisional, medida en la que permanece hasta el día de hoy.

La Fiscalía considera que los actos perpetrados por J.C.R.F. constituyen un delito de asesinato con alevosía, agresión sexual y violación de la intimidad personal de la víctima.

Asimismo, solicita la pena de prisión permanente revisable por asesinato y 15 años de cárcel por agresión sexual, argumentando la agravante de género dada la relación previa entre el acusado y la víctima.