Crónica Castilla-La Mancha.

Crónica Castilla-La Mancha.

Incautadas 203 cajetillas de tabaco sin autorización en Alpera.

Incautadas 203 cajetillas de tabaco sin autorización en Alpera.

En un establecimiento público de Alpera, en la provincia de Albacete, la Guardia Civil ha realizado una intervención en la que se han incautado de 203 cajetillas de tabaco ocultas en un mueble del local que iban a ser vendidas.

En el marco de sus tareas habituales, los agentes del Destacamento de Fiscal y Fronteras de la Comandancia de la Guardia Civil de Albacete y del Puesto de la Guardia Civil de Alcalá del Júcar llevaron a cabo una inspección en un establecimiento público en Alpera para comprobar la documentación relacionada con la venta de tabaco, tanto en una máquina expendedora como en las bebidas alcohólicas expuestas en las estanterías del local.

Durante esta inspección, se encontraron 203 cajetillas de tabaco de diferentes marcas escondidas detrás de la barra del establecimiento, preparadas para ser vendidas directamente por los camareros o responsables del local.

Como resultado de esta intervención, se ha propuesto una sanción al encargado del establecimiento por realizar ventas de productos estancados o prohibidos sin cumplir los requisitos establecidos por la ley. Esto está tipificado como una infracción grave y se castiga con multa que puede llegar hasta los 10.000 euros, según establece la Ley 28/2005.

Además, el Real Decreto 1199/1999, que desarrolla la Ley 13/1998 de Ordenación del mercado de tabacos y normativa tributaria, considera como una infracción leve el almacenamiento no autorizado de tabaco, siendo sancionado con multa de hasta 601,01 euros. Este tipo de infracción se da cuando las cajetillas de tabaco están almacenadas fuera de la máquina expendedora en un establecimiento abierto al público.

Además de estas regulaciones, tanto la Ley 28/2005 como el Real Decreto 1199/1999 también establecen otras obligaciones para los encargados de gestionar las máquinas expendedoras de tabaco, como adquirir las cajetillas en expendedurías autorizadas y tener mecanismos que impidan su uso por menores de 18 años, así como carteles informativos que indiquen la prohibición de fumar y vender tabaco a menores.