Crónica Castilla-La Mancha.

Crónica Castilla-La Mancha.

La Unidad de Rehabilitación Cardiaca del Hospital de Toledo supera las 5.000 ergoespirometrías realizadas desde 2015.

La Unidad de Rehabilitación Cardiaca del Hospital de Toledo supera las 5.000 ergoespirometrías realizadas desde 2015.

En un hito para la Unidad de Rehabilitación Cardiaca del Hospital Universitario de Toledo, se ha convertido en un referente a nivel nacional en pruebas de esfuerzo cardiopulmonar al alcanzar las 5.000 exploraciones realizadas desde el inicio de esta técnica en 2015.

El doctor Alejandro Berenguel, cardiólogo del Complejo Hospitalario Universitario de Toledo y responsable del programa, ha destacado que la ergoespirometría es una herramienta cada vez más utilizada en cardiología, aunque aún no está tan extendida como debería.

La ergoespirometría, también conocida como prueba de esfuerzo cardiopulmonar, ofrece un análisis global y no invasivo de la respuesta del organismo al ejercicio físico. Esta técnica consiste en analizar los gases respiratorios durante el ejercicio físico, proporcionando valiosa información para el diagnóstico y tratamiento de enfermedades cardiovasculares.

Para fomentar la formación en esta técnica, la Sociedad Española de Cardiología creó en 2018 el Grupo de Trabajo de Ergoespirometría, liderado por el doctor Berenguel, que imparte formación a nivel nacional y en Sudamérica. El Hospital Universitario de Toledo se ha convertido en un punto de referencia para la formación de especialistas en este campo.

Además, el hospital colabora con otras entidades en proyectos de investigación, como la Escuela Central de Educación Física del Ejército de Tierra y la Facultad de Ciencias de la Actividad Física de la Universidad de Castilla-La Mancha, lo que demuestra su compromiso con la innovación y el avance científico.

El doctor Berenguel ha publicado un libro sobre la aplicación de la ergoespirometría en Cardiología y ha participado en diversos trabajos científicos, incluido el galardonado RECOVER en pacientes con COVID persistente.

La Unidad de Rehabilitación Cardiaca del Hospital Universitario de Toledo, en funcionamiento desde 2015, ha atendido a más de 2.300 personas con diversas enfermedades cardiovasculares, logrando una mejora significativa en la calidad de vida de los pacientes a través de programas personalizados de ejercicios y educación sanitaria.

Los pacientes de esta unidad se someten a un programa de rehabilitación que incluye ejercicio físico monitorizado y educación para mejorar su salud cardiovascular y adoptar hábitos de vida más saludables. La rehabilitación se basa en un enfoque integral que aborda no solo la capacidad física, sino también aspectos emocionales y sociales.

En un contexto donde las enfermedades cardiovasculares son una de las principales causas de muerte a nivel mundial, la labor de la Unidad de Rehabilitación Cardiaca del Hospital Universitario de Toledo es crucial para mejorar la calidad de vida y la supervivencia de los pacientes con enfermedades del corazón.