Crónica Castilla-La Mancha.

Crónica Castilla-La Mancha.

Asaja solicita encuentro con la Junta para tratar cambios en Ley de Montes de Castilla-La Mancha.

Asaja solicita encuentro con la Junta para tratar cambios en Ley de Montes de Castilla-La Mancha.

TOLEDO, 10 Jun.

Asaja Castilla-La Mancha ha pedido a la Consejería de Desarrollo Sostenible que convoque una mesa de diálogo para discutir la modificación del artículo 3 de la Ley 3/2008, de Montes y Gestión Forestal Sostenible de Castilla-La Mancha. Este artículo, según la organización agraria, afecta directamente a las limitaciones impuestas a los agricultores en sus labores de siega cuando el índice de propagación de incendios (IPP) es muy alto o extremo.

La organización agraria ha expresado en un comunicado que la redacción actual del artículo genera confusión e incertidumbre, y que es necesario contar con una norma de calidad que proporcione garantías y seguridad jurídica para su implementación.

El problema radica en la definición de "monte" en la ley autonómica, que, según Asaja Castilla-La Mancha, es demasiado restrictiva e incluye una amplia variedad de elementos que expanden en exceso las áreas de restricción para las labores agrícolas.

Asaja Castilla-La Mancha señala que la normativa estatal, la Ley 43/2003 de Montes, define como monte tanto los terrenos agrícolas abandonados que cumplan ciertas condiciones como los enclaves forestales en terrenos agrícolas con una superficie mínima determinada por la Comunidad Autónoma.

La organización agraria considera que la ampliación de la definición de monte en Castilla-La Mancha incluye una gran cantidad de elementos que restringen enormemente las actividades agrícolas en la región.

Una de las soluciones propuestas por Asaja a la Consejería de Desarrollo Sostenible es aumentar la superficie mínima de los enclaves de pastos y forestales para cumplir con la normativa.

Además, a largo plazo, Asaja sugiere la creación de una nueva capa en el Sistema de Información Geográfica de Parcelas Agrícolas (Sigpac) en la región, delimitando recintos de 10 metros de ancho alrededor de las masas forestales para que los agricultores puedan declararlas en barbecho o cultivar girasol (como cortafuegos en terrenos agrícolas) y posiblemente recibir una compensación económica en el marco del Programa de Desarrollo Rural de Castilla-La Mancha (PDR).

Asaja considera que con estas medidas se liberaría una gran parte de la zona agrícola afectada por la ley actual, permitiendo así realizar actividades agrícolas en áreas de la región que no representan riesgo de iniciar incendios forestales cuando el riesgo es alto o extremo.