Crónica Castilla-La Mancha.

Crónica Castilla-La Mancha.

"Desarticulada red internacional de cultivo de marihuana en Iniesta: 15 detenidos"

En una operación policial llevada a cabo en la provincia de Cuenca, específicamente en la localidad de Iniesta, la Guardia Civil ha logrado desmantelar una red criminal dedicada al cultivo de marihuana. Un total de quince personas fueron detenidas en distintas provincias de España, acusadas de múltiples delitos como tráfico de drogas, asociación ilícita, blanqueo de capitales y tenencia de armas ilegales.

La organización criminal tenía su centro de operaciones en Iniesta, desde donde distribuían la marihuana a diferentes países de Europa. Durante la operación, se incautaron 78 kilos de droga, más de 2.000 plantas de cannabis sativa, una suma superior a medio millón de euros en efectivo, vehículos, armas de fuego y documentación incriminatoria. El valor de la marihuana incautada supera los 60.000 euros en el mercado.

En colaboración con Interpol y Europol, la Guardia Civil inició la investigación en noviembre de 2022, tras sospechar de la presencia de ciudadanos del Este europeo en Iniesta. La operación culminó con allanamientos en abril y arrestos en varias provincias españolas. Además, se contó con el apoyo de autoridades policiales de diversos países como Serbia, Alemania, Portugal, Francia y Paraguay para desmantelar por completo la red criminal.

Lo más sorprendente de esta operación fue la alta tecnología utilizada en la plantación de marihuana. La red criminal empleaba generadores eléctricos alimentados con gasóleo proveniente de otras provincias, dificultando así la detección de incrementos anómalos en el consumo de electricidad. Además, la nave contaba con un avanzado sistema de circuito cerrado de televisión para que los líderes del grupo, ubicados fuera de Cuenca, pudieran supervisar la actividad en todo momento.

La infraestructura de la plantación incluía habitaciones adaptadas para diferentes tamaños de plantas, un secadero que eliminaba olores, un sistema de renovación de CO2 y luces ultravioleta para prevenir plagas. Estas instalaciones, valoradas en más de medio millón de euros, demostraron la sofisticación y profesionalismo de la red criminal.

Los cabecillas de la organización residían en las zonas de Levante y la Costa del Sol, mientras que otros miembros se desplazaban a España para llevar a cabo tareas especializadas en la plantación. La droga producida en Iniesta era posteriormente distribuida en diferentes puntos de Europa, generalmente a través de carreteras.

En palabras del capitán Aarón Navas, la Guardia Civil continuará trabajando para evitar que Cuenca se convierta en un importante centro de producción de drogas en Europa. La operación 'Aparcero' representa un golpe significativo a la delincuencia organizada y un paso importante en la lucha contra el tráfico de drogas en el país.