Mujer acusada de ingresar ilegalmente en la vivienda de su exmarido y apuñalarlo en Seseña Viejo enfrenta una posible condena de 23 años.

Mujer acusada de ingresar ilegalmente en la vivienda de su exmarido y apuñalarlo en Seseña Viejo enfrenta una posible condena de 23 años.

La Audiencia Provincial de Toledo celebrará un juicio del 21 al 24 de noviembre contra N.G.E., acusada de asesinato con alevosía por entrar en la casa de su exmarido y apuñalarlo hasta la muerte mientras estaba con su pareja en Seseña Viejo. La Fiscalía solicita una pena de 23 años de prisión por estos actos.

Según el escrito de la Fiscalía, los hechos ocurrieron poco antes de las 9:00 a.m. del 26 de noviembre de 2020. El fallecido, J.R.M., tras haber pasado la noche con su pareja en la casa de la víctima, mantuvo varias conversaciones telefónicas con su exesposa, lo que provocó una discusión por el hecho de que las hijas menores hubieran sido llevadas al colegio por el chófer de J.R.M. en lugar de él mismo.

Mientras J.R.M. y su pareja se preparaban para comenzar el día, él observó desde la ventana de su dormitorio que N.G.E. estaba afuera del edificio y le advirtió a su pareja que podría causar problemas, como ya lo había hecho en el pasado.

Aprovechando una llave que J.R.M. le había dado, N.G.E. ingresó a la casa y se dirigió directamente al dormitorio donde estaban J.R.M. y su pareja. Le reprochó nuevamente a J.R.M. por no haber llevado a sus hijas al colegio y al darse cuenta de la presencia de la pareja en el dormitorio, preguntó quién estaba ahí.

A pesar de que J.R.M. le pidió que se fuera, N.G.E., decidida a dañar físicamente a la pareja, se abalanzó sobre ella, jalandole el pelo. La víctima trató de separarla, momento en el que N.G.E. mordió su cuello. La acusada continuó con su violento ataque hasta que J.R.M. logró sacarla del dormitorio y cerrar la puerta para evitar que pudiera entrar.

Según la Fiscalía, N.G.E. golpeó la puerta con tanta fuerza que rompió el cerrojo e incluso la madera, logrando finalmente abrirla.

J.R.M. y su pareja, creyendo que N.G.E. se había ido, continuaron vistiéndose en el dormitorio. Sin embargo, en lugar de abandonar la casa, N.G.E. fue a la cocina en la planta de abajo, tomó dos cuchillos afilados y subió las escaleras decidida a quitarle la vida a su exmarido. Irrumpió sorpresivamente en el dormitorio y le dijo a J.R.M.: "Te voy a matar".

Ante los cuchillos que N.G.E. blandía y las amenazas que profirió, sin posibilidad de defenderse ante la sorpresa de su irrupción, la pareja agarró dos almohadas para protegerse y le pidieron que se calmara.

Nada de esto detuvo la decisión de N.G.E., quien se abalanzó sobre su exmarido con los dos cuchillos y lo apuñaló en el cuello, provocando heridas graves. J.R.M. logró salir del dormitorio mientras su pareja sujetaba la puerta para evitar que N.G.E. continuara el ataque.

Después de los hechos, J.R.M. abandonó la casa junto a su pareja y fueron trasladados a un centro médico en un vehículo particular por un vecino. Mientras tanto, su pareja intentó detener la pérdida de sangre taponando la herida del cuello con sus propias manos, sin éxito.

Después del ataque, N.G.E. salió de la vivienda, escondió los dos cuchillos en una fuente en el jardín y se fue en su vehículo siguiendo al coche en el que J.R.M. estaba siendo trasladado a un centro médico.

J.R.M. fue llevado primero al Hospital Universitario del Tajo en Aranjuez y luego trasladado al Hospital Doce de Octubre en Madrid, donde falleció el 2 de diciembre de 2020 a las 4:25 p.m. debido a la gravedad de sus heridas.

Según la Fiscalía, estos hechos constituyen un delito de asesinato con alevosía, por el cual solicita una pena de 23 años de prisión. También solicita diez meses de cárcel por un delito de maltrato a J.R.M., 40 días de multa por un delito leve de maltrato a D.A.P.C. y 50 días de multa por otro delito leve de daños.

Tags

Categoría

Castilla-La Mancha