Crónica Castilla-La Mancha.

Crónica Castilla-La Mancha.

C-LM lidera el análisis y coordinación de medidas nacionales contra enfermedades animales

C-LM lidera el análisis y coordinación de medidas nacionales contra enfermedades animales

El Gobierno de Castilla-La Mancha ha participado en una reunión del Comité de la Red de Alerta Sanitaria Veterinaria de España (RASVE) para abordar las enfermedades animales que han afectado a la ganadería en los últimos meses. El encuentro, celebrado en el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, contó con la presencia de representantes de las comunidades autónomas con el objetivo de coordinar las acciones necesarias para hacer frente a problemas como la lengua azul, la enfermedad hemorrágica epizoótica (EHE) y la tuberculosis bovina.

Joaquín Cuadrado, director general de Ordenación Agropecuaria de la Consejería de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural, ha enfatizado la importancia de la coordinación y el intercambio de información entre las comunidades autónomas para tomar medidas y decisiones adecuadas. Además, se informó a las comunidades autónomas que varios laboratorios españoles están trabajando en el desarrollo de una vacuna contra la enfermedad hemorrágica epizoótica, y se está llevando a cabo un estudio de seroprevalencia en colaboración con las comunidades autónomas para conocer el estado inmunitario de la ganadería.

En relación a la lengua azul, se decidió mantener la estrategia de vacunación en marcha. Respecto a la tuberculosis bovina, se revisaron las modificaciones introducidas al programa de 2024, y se acordó una nueva reunión una vez que se reciban los datos definitivos del año 2023.

Además, durante la reunión se abordó la importancia del veterinario de explotación como parte fundamental para mejorar la sanidad de las explotaciones ganaderas y responder a las nuevas enfermedades emergentes. Se destacó su papel en la detección temprana de brotes y la implementación de la nueva normativa, especialmente en vista del cambio climático y su posible impacto en la proliferación de enfermedades. La labor del veterinario de explotación fue calificada como esencial tanto para el bienestar animal como para garantizar el cumplimiento de las regulaciones.